Empresa periodística panameña involucrada en corrupción

Empresa periodística panameña involucrada en corrupción

El Ministerio Público (MP) investiga, por el supuesto blanqueo de capitales, la compra del grupo Editora Panamá América, S.A. (Epasa), del expresidente Ricardo Martinelli, lo que generó aquí hoy otro escándalo de corrupción con matices políticos.

La Fiscalía Primera Contra la Delincuencia Organizada desarrolla una investigación penal ‘por el delito contra el orden económico relacionado con las transacciones que materializaron la compra de una empresa que agrupa varios medios de comunicación, presuntamente con fondos vinculados a actividades ilícitas’, confirmó el MP.

Como es habitual en los casos de alto perfil, la información oficial omitió los nombres de la entidad y de los tres acusados hasta el momento, pero según el diario La Prensa, se trata de Epasa y los empresarios Moisés Levi, David Ochy y Axel Gómez, estos últimos representantes de Transcaribe Trading y Excavaciones del Istmo, respectivamente.

‘Conforme a la génesis de los hechos investigados, un grupo de empresarios, personas naturales y jurídicas, depositaron en una cuenta bancaria, en un lapso de dos días, dineros para la adquisición de medios de comunicación cuya actividad ilícita precedente está relacionada presuntamente con delitos contra la administración pública’, según el MP.

Ochy permanece detenido desde esta madrugada, informaron fuentes judiciales, por su presunta responsabilidad en el sobrecosto de 60 millones de dólares en la ampliación de la carretera Arraiján-La Chorrera, al este de la capital, que debió concluir en 2013 y la obra aún no fue entregada.

El exdirector de la desaparecida Policía Técnica Judicial, Jaime Abad, denunció a una decena de empresas que recibieron contratos públicos, entre ellas las anteriormente mencionadas, las cuales aportaron dinero a una ‘cuenta canasta’ en el Global Bank Overseas.

Abad afirmó en conferencia de prensa que en 48 horas esas entidades aportaron una millonaria cifra utilizada para la compra de Epasa, que aglutina los periódicos Panamá América, Crítica y Día a Día, los cuales reaccionaron responsabilizando de la acción al presidente del país Juan Carlos Varela.

Según Epasa, la investigación es una ‘represalia’ por publicar información ‘en la que se vincula a familiares de José Luis Varela’, hermano del presidente y cabeza del gobernante Partido Panameñista, con la brasilera Odebrecht, entre otras denuncias contra sus allegados.

Aunque el comunicado del MP advierte que ‘respeta y garantiza la libertad de expresión y la línea editorial de los medios de comunicación’, artículos de los diarios del grupo aseguraron que el motivo de la investigación es por su posición de enfrentamiento contra la gestión del actual mandatario.

‘La investigación penal no afecta la relación laboral, ni las actividades periodísticas que allí se desarrollan’, agregó la nota del MP, en alusión a reacciones previas de periodistas y sus gremios, cuando desde hace un año comenzaron las denuncias sobre la forma de adquisición del emporio editorial.