En abandono, plantas de tratamiento de aguas residuales de los Ríos Amecameca y La Compañía

En abandono, plantas de tratamiento de aguas residuales de los Ríos Amecameca y La Compañía

*Es necesario impulsar un plan hídrico integral que garantice agua potable en la cuenca

*El plan consideraría la rehabilitación de 16 plantas y la construcción de diez nuevas

La mayoría de plantas de aguas residuales de la Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía –que abarca 10 municipios del Estado de México y tres delegaciones de la Ciudad de México– se encuentra en el abandono, aun cuando fueron destinados recursos para la construcción y la operación de esas instalaciones, revelaron investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y la organización civil Controla tu gobierno A.C.

En conferencia de prensa, el doctor Óscar Monroy Hermosillo, profesor-investigador de la Unidad Iztapalapa de la UAM, sostuvo que la región requiere de un plan hídrico integral que deberá ser monitoreado y garantizar agua potable en la cuenca, el aprovechamiento sustentable del acuífero y la prevención de inundaciones.

El académico del Departamento de Biotecnología dijo que son desechados en el río La Compañía alrededor de cinco metros cúbicos por segundo (cantidad considerable, si se compara con los 10 metros cúbicos por segundo traídos a la Ciudad de México desde el Sistema Cutzamala) y “deben recuperarse” para la misma cuenca.

La intención es “retener e infiltrar líquidos pluviales en cuenca media y alta para su almacenamiento y aprovechamiento en cuenca baja; inducir su tratamiento y reutilización; promover una gestión equilibrada del acuífero y estimular el uso de tecnologías adecuadas para zonas de extrema escasez, en lugar de seguir extrayendo el agua”.

La propuesta considera la rehabilitación de 16 instalaciones de tratamiento y la construcción de diez nuevas, que se sumarían a las 56 existentes “en la zona, la mayoría sin usarse y muchas sin posibilidad de rehabilitación”.

En Amecameca, Ayapango, Cuijingo Juchitepec, Tenango del Aire, Cocotitlán y Ayotzingo, entre otros municipios del Estado de México, existen estructuras sin operar o inconclusas, que en conjunto equivalen a “170 millones de pesos tirados a la calle”, porque fueron edificadas sin que hubiera algún estudio para su disposición y operación.

En la Ciudad de México es tratado sólo 10 por ciento de aguas residuales y 80 por ciento se lleva a cabo en la Planta Cerro de la Estrella, que “en caso de falla sería el acabose para Xochimilco y en general para toda la urbe”.

La maestra María Guadalupe Figueroa, investigadora del Departamento de El Hombre y su Ambiente de la Unidad Xochimilco, indicó que la Cuenca de Xochimilco registra agotamiento acelerado por la extracción de unos 60 metros cúbicos por segundo y la inyección de apenas 28, lo que la condena a un proceso de desecación que originaría hundimientos diferenciales y fracturas sistemáticas en el drenaje y los tubos de agua potable.

La cuenca sufre problemas de inundaciones cuyas aguas son desalojadas por el drenaje profundo, al que no se da mantenimiento suficiente “y corre el riesgo de ser taponeada”, a lo que se suma el tratamiento insuficiente del líquido, pues apenas alcanza seis por ciento.

La Planta de Cerro de la Estrella abastece en 80 por ciento los canales de Xochimilco y la región chinampera, por lo que es necesario considerar las implicaciones de dejar de introducir el fluido tratado de esta planta, en la que además se ha encontrado “gran cantidad de bacterias coliformes fecales indicadoras de excremento” que rebasa la norma, lo que resulta relevante pues tiene varios usos, principalmente para riego.

La de San Lorenzo Tezonco está semiabandonada, es decir, funciona en muy malas condiciones porque no recibe mantenimiento adecuado, aunque surte al bosque de Tláhuac, donde se han identificado niveles muy elevados de nitrato, lo que habla de un fenómeno grave de contaminación, incluso con algas tóxicas que pueden producir tumores cancerígenos.

La maestra Maylí Sepúlveda Toledo, coordinadora general de Controla tu gobierno, señaló que de acuerdo con el Presupuesto de Egresos de la Federación de 2017 fueron destinados 3,423 millones de pesos para el saneamiento de aguas residuales, sin embargo dichos recursos no se corresponden con lo efectuado hasta ahora.

Entre 2009 y 2014 el gobierno federal, a través de la Comisión Nacional del Agua, dispuso de cerca de 12,000 millones de pesos para construir, operar y rehabilitar plantas de tratamiento, con las que según cifras oficiales se logra una cobertura de 57 por ciento del volumen destinado a municipios, aunque sólo 34 de cada 100 municipios cuentan con ese servicio, de acuerdo con el INEGI.

Monroy Hermosillo es presidente de la Comisión de Cuenca de los Ríos Amecameca y La Compañía y se ha dedicado la mayor parte de su investigación a promover el tratamiento de aguas residuales con digestión anaerobia.