Nagasaki recuerda el 72 aniversario del bombardeo atómico

Nagasaki recuerda el 72 aniversario del bombardeo atómico

Nagasaki conmemoró este miércoles el 72 aniversario del lanzamiento sobre esta ciudad japonesa de la bomba atómica con un llamado para que los líderes mundiales secunden el primer tratado de prohibición de armas nucleares aprobado en julio.

La ciudad japonesa recordó esta fecha con una ceremonia celebrada en su Parque de la Paz, que tuvo su momento central en un minuto de silencio que se guardó a las 11.02 (02.02 GMT), la hora exacta en que la bomba “Fat man” estalló sobre la ciudad.

Tras el acto en memoria de las víctimas, el alcalde de Nagasaki, Tomihisa Taue, pronunció un discurso marcado por el hecho de que el primer tratado de prohibición de armas nucleares, secundado por 122 miembros de Naciones Unidas, no incluya a ninguna potencia atómica ni a muchos de sus aliados, entre ellos Japón.

En sus palabras pronunciadas frente al primer ministro Shinzo Abe y representantes de 58 países y naciones, Taue reprochó la negativa del Ejecutivo japonés a adherirse al primer acuerdo que prohíbe este tipo de bombas legalmente y pidió que Japón se una sin dilación.

“Nagasaki debe ser el último lugar en sufrir el ataque de una bomba atómica”, dijo Taue, quien instó a la comunidad internacional a empezar a adoptar políticas específicas para lograr un mundo libre de armas nucleares.

“Cada rincón de la ciudad era un paisaje del infierno”, declaró Taue, quien elogió la labor de los supervivientes, los “hibakusha”, que “muestran sus cicatrices” y “dan lo mejor de sí para expandir el mensaje” antinuclear.

Estados Unidos lanzó la primera bomba nuclear de la historia sobre la ciudad de Hiroshima el 6 de agosto de 1945 y tres días después una segunda bomba sobre Nagasaki, lo que desembocó en la capitulación de Japón el 15 de agosto.

Se estima que más de 74.000 personas perecieron en el acto y otras 63.000 murieron posteriormente por la radiación y las heridas causadas por la explosión, que barrió del mapa la tercera parte de Nagasaki y prácticamente la totalidad de su área industrial.

En marzo, el número total de “hibakusha”, los supervivientes de los bombardeos nucleares de Hiroshima y Nagasaki, ascendían a 164.621, poco más de la mitad de los 372.264 que había en 1980, y su edad media se elevaba a los 81,41 años.