Preparan estreno de la Ópera de Daniel en el Cenart

Preparan estreno de la Ópera de Daniel en el Cenart

La adaptación de Edward Lambert será escenificada por el Grupo Solistas Ensamble del INBA, bajo la dirección artística de Christian Gohmer y escénica de Valeria Palomino

La Ópera de Daniel, adaptación libre que hiciera en 2014 el compositor inglés Edward Lambert (1951) al drama litúrgico Medieval Ludus Danielis, será estrenada en México en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes, por el Grupo Solistas Ensamble del INBA.

El Ludus Danielis fue escrito en el s. XIII para las festividades post navideñas conocidas como la Fiesta de los Locos. La adaptación de Lambert es considerada como una propuesta en la que tanto el público como los artistas disfrutarán el  acercamiento a una ópera comunitaria llena de drama, ingenio y sabiduría.

El montaje mexicano, que será dirigido en la parte musical por Christian Gohmer y Rodrigo Cadet, director artístico y director concertador invitado, respectivamente, presentará pocas adaptaciones musicales de dotación y respetará la esencia melódica, rítmica y forma litúrgica de la partitura de Edward Lambert, explicó la directora escénica de la obra, Valeria Palomino.

“La adaptación de Lambert, quien hizo arreglos en la parte coral y en la dotación musical, es una propuesta nueva que lo acercan al mundo de hoy manteniendo las cualidades de la obra del siglo XIII, y en la que nosotros cambiamos un instrumento de aliento y se agregó un violín”, indicó la creadora.

La graduada de la Escuela Nacional de Música en licenciatura en piano, comentó que el acercamiento a una obra antigua ha sido interesante, aunque en un principio le preocupó el concepto de la puesta en escena, pues no quería resultara una pieza de museo inaccesible, algo de “mira lo que fue”.

“Al ir trabajando me di cuenta que los seres humanos mantenemos las mismas características a través del tiempo, y al final la historia trata temas que pueden resultar propios, como es el abuso del poder y el rompimiento de las reglas y leyes que deberían de funcionar para todos, en este caso, esa imagen de ley universal es Dios.

Valeria Palomino dijo que trabajar la obra ha sido muy interesante ya que se han enfrentado a un texto antiguo, el cual funciona muy bien musicalmente como dramáticamente.

“El texto está en tres lenguas distintas: latín, francés antiguo e inglés. Vocalmente no representa demasiados retos, es en coro y hay solos, lo que sí, es que difícil de memorizar para los cantantes, hay repeticiones que son musicales, pero el texto sí cambia, los cantantes han tenido que trabajar y estudiar mucho”.

La también licenciada en Arte por la Universidad del Claustro de Sor Juana, puntualizó que aunque la obra lleve en su título la palabra ópera, es considerado un antecedente de dicho género, pues ya se integraba de música, texto y drama. “No faltaba mucho para que se desarrollara el lenguaje operístico como lo conocemos, además de que evolucionó mucho más”, apuntó.

En opinión de Palomino, la Ópera de Daniel es más bien una cantata escénica que como elemento particular tiene un narrador, que era muy común en el drama litúrgico. “Él cuenta la historia mientras los demás personajes cantan un poco y la semi actúan. Nuestra propuesta es punto intermedio entre la cantata escénica, el drama y la opera”.

En cuanto a la escenografía, manifestó que el público será trasladado a la Catedral de Beauvais del siglo XIII, a través de la construcción de un salón, mientras que el vestuario presenta elementos medievales.

“La obra no es una puesta historicista ni mucho menos, queremos que lleve a los espectadores a un momento que no es hoy, a un momento antiguo que puede casi ser contado como un cuento fantástico, donde los elementos den referencias de momentos y lugares.

“Sin duda lo que perseguimos es la fantasía, la recreación, de contar una historia que se transmita, que nos genere expectativas, conclusiones y reflexiones”.

Finalmente, Valeria Palomino dijo que la obra funciona como incursión o acercamiento de nuevos públicos a la ópera. “Ópera de Daniel es un montaje breve, afín a todos, bastante fácil de entender, con música ligera, alegre, pura, clara, en la que no hay rebuscamientos. Tiene cosas simbólicas muy bellas, creo que al final el público quedará con mucha paz “.

Considerado por muchos como la primera ópera de la historia, el Ludus Danielis (Juego de Daniel o quizá mejor  Misterio de Daniel), es un drama litúrgico basado en el Libro de Daniel, compuesto a principios del siglo XIII de forma colectiva en la parroquia de Beauvais.

En esta ciudad del norte de Francia, se encontró el manuscrito en el que registraron la música y el texto de estas escenificaciones, que los miembros más jóvenes del clero personificaban en las fiestas de Navidad, en ellas se representaban tres de los pasajes del libro: Daniel interpretando la escritura aparecida en la pared durante la cena del rey Baltasar, Daniel salvado del foso de los leones y su anuncio del nacimiento del Mesías.

Ópera de Daniel, puesta que se agrega al repertorio del Grupo Solistas Ensamble del INBA, será escenificada en tres funciones a realizarse en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart), el jueves 23 de noviembre y viernes 24 de noviembre a las 20:00 horas y el domingo 26 de noviembre, a las 18:00 horas. Entrada libre.

El Centro Nacional de las Artes se ubica en Río Churubusco 79, esquina Calzada de Tlalpan, colonia Country Club. Cerca de la estación del Metro General Anaya.