Los separatistas presentan su causa en Bruselas como una lucha contra los “franquistas”

Los separatistas presentan su causa en Bruselas como una lucha contra los “franquistas”

*El expresidente acusa al jefe de la Comisión Europea de «animar a Rajoy en su represión»

El independentismo eleva el tono para desacreditar internacionalmente la democracia en España. Según la policía belga, 45.000 manifestantes respondieron este jueves en Bruselas a la llamada de las organizaciones nacionalistas Òmnium Cultural y Asamblea Nacional Catalana. La marcha, que salió a las 11.30 de la mañana del barrio europeo de la capital belga, culminó con un acto político en el que los exmiembros del Govern dividieron sus diatribas entre el Gobierno español y las instituciones comunitarias. La ambivalencia fue la tónica de su discurso: insistieron en que son un movimiento de paz mientras atacaron con beligerancia a los poderes del Estado acusándoles de represión y totalitarismo. «¡Sois unos franquistas!», lanzó fuera de sí el exconsejero de Sanidad Antoni Comín. «Tenéis miedo de que un juez belga diga la verdad. ¡Estáis aterrorizados!», dijo a voz en grito en un mensaje teledirigido a Madrid.

La dialéctica democracia frente a totalitarismo se ha convertido en el mantra del nacionalismo en su búsqueda por destruir la credibilidad de las instituciones españolas. De momento, no han logrado abrir grietas en el férreo respaldo que ha mostrado la comunidad internacional a la acción del Estado frente al desafío independentista.  Ese mensaje, repetido con insistencia, marcó la marcha desde el mismo lema de la misma. «Europe, wake up! Democracy for Catalonia» —»¡Europa, despierta! Democracia para Cataluña»—. La dinámica con nosotros o contra nosotros, de la que se ha armado el caparazón ideológico del independentismo, ajena a puentes y que da como inevitable el choque de trenes, la ejemplificó Marta Rovira al final de la manifestación: «O arrasamos nosotros o ellos arrasarán con todos los consensos sociales que durante tantos años hemos construido en nuestro país».

Para revestir de un respetable barniz comunitario sus embestidas contra la democracia española, las asociaciones convocantes hicieron subir al estrado a varios eurodiputados afines al nacionalismo, pese a que sus apoyos en la Eurocámara se han demostrado hasta ahora débiles: solo un 3% de los parlamentarios —26 de 751— se han adherido a la plataforma impulsada por los nacionalistas para pedir la libertad de los presos políticos. «La independencia es un derecho de todos los pueblos de Europa», dijo el eurodiputado flamenco abriendo la puerta a nuevos procesos independentistas en el continente. Con sus palabras dio la razón a los temores del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker: «Si Cataluña se independiza, otros harían lo mismo. Y no quiero una UE de 98 Estados», afirmó el mandatario el pasado octubre.

El mismo doble lenguaje sirvió en sus referencias a Europa. El evento final se inició con el himno a la Alegría, la música oficial de la UE, pero el gesto estaba lejos de ser representativo con las arremetidas de sus dirigentes contra las instituciones, y entre el mar de esteladas aparecían más pancartas contra al presidente de la Comisión, Jean-Claude Juncker, que banderas europeas. «Democracia, algunos la defienden cuando les conviene. Vergüenza». «Respeten la democracia en Cataluña, dejen de mirar a otro lado», rezaban dos de los carteles desplegados.

Especialmente agresivo se mostró el expresidente Carles Puigdemont: acusó a Juncker de «animar a Rajoy en su represión» y telegrafió un mensaje directo a la máxima autoridad del Ejecutivo europeo, que en ningún momento se ha desmarcado de su apoyo al marco constitucional español: «Escuchad bien ¿Habéis visto en algún lugar del mundo una manifestación como esta para apoyar a delincuentes? No. La próxima vez que os reunáis con Rajoy le podéis preguntar por qué persigue al Gobierno catalán como si fueran delincuentes y hay una población que se ha movilizado hasta mi despacho para apoyarme. Porque quizá no somos delincuentes, quizá somos demócratas», ha dicho. La respuesta de Bruselas fue clara y concisa: «Todos los ciudadanos tienen el derecho a organizarse para expresar un deseo político de cambio, pero no se puede ignorar la ley», dijo con firmeza el vicepresidente de la Comisión Europea, Frans Timmermans.

Llegados en autocares, coches particulares, aviones, trenes y caravanas aprovechando el puente festivo en España, los asistentes completaron un recorrido de 2,5 kilómetros en el que desafiaron el intenso frío en una jornada especialmente desapacible, con fuertes rachas de viento y ligera lluvia. Al frente de una de las cabeceras de la marcha se situó, portando bufanda amarilla, Carles Puigdemont, continuamente agasajado al grito de President, en un culto al líder que llegó en algún caso hasta las lágrimas. Significativa fue la presencia de menores de corta edad en el acto, muchos de ellos portando pancartas y gritando consignas políticas junto a sus padres. Otros líderes nacionalistas, como el diputado de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, también acudieron a la marcha.

El acto de campaña reunió sobre el escenario a miembros de las tres principales fuerzas independentistas que concurren a las elecciones del 21-D. El primero en intervenir fue Joan Coma, de la CUP. «Queremos denunciar la inaceptable complicidad de las instituciones europeas con la violencia del Estado», señaló el líder separatista. A continuación, fue el turno de la número dos de ERC, Marta Rovira, la más insistente en la importancia de acudir a la cita con las urnas. «Cada voto será un clamor por la libertad», dijo en un intento de movilizar al electorado independentista. El candidato de Junts per Catalunya, Carles Puigdemont, fue el último en hablar: «Queremos una Europa de ciudadanos libres, una que escuche a sus ciudadanos además de escuchar a los Estados», afirmó.