En Puebla hay protección gubernamental hacia los asesinos Alonso Aco, Guillermo Lobato y José Martín Hernández

En Puebla hay protección gubernamental hacia los asesinos Alonso Aco, Guillermo Lobato y José Martín Hernández

ESTÉNTOR POLÍTICO
Por: Miguel Ángel Casique

El sábado 24 de febrero, con motivo del Día de la Bandera, en el estado de Puebla, el gobernador Antonio Gali Fayad, afirmó que Puebla está llamada a seguir progresando y avanzando y además ser un estado libre y seguro. ¿Libre y seguro?, dos palabras que sin duda suenan bien y tendrían mucho significado si no fuera porque en ese estado con alrededor de 6 millones y medio de mexicanos, la situación es otra. También ahí mismo, el representante de la política estatal dijo que la bandera (de México) debe impulsar a los ciudadanos a no retroceder y a que se siga trabajando por un Puebla y un México justo, libre, próspero y seguro, una Puebla y un México que duren para siempre.

Mientras esto decía el gobernador por otro lado se habla de que Puebla ocupa el primer lugar en embarazos de niñas en el país y el Instituto de las Mujeres ha señalado que la mayoría son por agresión sexual, ya la directora del Instituto Municipal de las Mujeres del Ayuntamiento de Puebla, Rocío Carmona, aseguró que Puebla se ubica en el primer lugar nacional de embarazos en niñas de 10 y 14 años de edad, con 165 casos; también mientras esto ocurre se sabe que la inseguridad y violencia en Puebla están aumentando, pues tan sólo en un año, 2016, se abrieron 4 mil 532 averiguaciones previas, cifra mucho menor de las que se abrieron en 2017 que fueron de 10 mil 66, incluso el último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), indica que, entre enero y diciembre del año pasado, se abrieron 53 mil 800 expedientes por delitos del fuero común cometidos en el estado.

En los últimos meses la situación en la zona de la Sierra Norte de Puebla se ha complicado, sigue siendo una zona de pobreza pues con una población de más de 600 mil 700 habitantes, el 63 por ciento habita en casas de madera o cartón, el 67 por ciento no tiene acceso a servicios de salud, además de que el 30 por ciento es analfabeta, según datos del propio Inegi.

Nos comentan que este domingo se realizó un evento sin precedentes, se reunieron más de 50 mil mexicanos de la Sierra Nororiental en el que estuvieron presentes al menos 15 presidentes municipales de la zona, diputados federales y dirigentes sociales antorchistas que demandaron tres cosas.

Primero, que el gobierno del estado de Puebla detenga el acoso, las amenazas y los asesinatos contra el antorchismo poblano y se puso como ejemplo de las últimas agresiones el secuestro del joven líder social, Ovidio Celis, que estuvo a punto de ser linchado junto con otros activistas sociales, situación que se debe investigar y castigar a quienes fueron los que dieron la orden para esta amenaza y atentado contra la vida de 10 personas.

Segundo, nos dicen que el líder social, Aquiles Córdova Morán, quien encabezó el evento político y en un discurso de cerca de dos horas, exigió junto con esas 50 mil gargantas, la mayoría campesinos de la Sierra Norte poblana, que se haga justicia para el ex alcalde de Huitzilan de Serdán, Manuel Hernández pasión, quien fue asesinado por el cacicazgo local, pero que fue bajo el amparo del poder estatal y todo parece indicar que el principal protector es el Fiscal Víctor Carrancá, quien por cierto provienen de una familia muy respetada de abogados, que al parecer de nada le sirve para atender este crimen político y castigar a los autores intelectuales del crimen.

En ese contexto y luego de que hace unas semanas se detuvieron a los supuestos autores materiales las cosas se complican porque hay fuertes rumores de que esos no eran los verdaderos asesinos y que los que realmente cometieron el delito ya habrían salido del país, en contubernio con sus verdaderos autores intelectuales y bajo la protección de las mismas autoridades poblanas.

Sin duda es un tema que debe ser prioridad para el gobernador del estado, Antonio Gali Fayad y el secretario de gobierno, Diódoro Carrasco; bien ayudaría que le den instrucción a la Fiscalía del Estado de Puebla que encabeza Víctor Carrancá para atender con urgencia el asunto, pues todo indica él tienen todas las pruebas que conducen a los autores intelectuales pero que no actúa y se sigue alargando la investigación para no castigar a los verdaderos autores intelectuales del crimen entre quienes se encuentran señalados directamente al alcalde de Zacapoaxtla Guillermo Lobato Toral, Alonso Aco Cortés, solapado y protegido por Morena, y el cura José Martín Hernández. Pero si se tienen todas las pruebas en la mano, ¿por qué no se procede en contra de ellos?”. El mismo Fiscal Carrancá tendrá que decirlo y el gobierno estatal no ocultar nada en este caso.

Por el momento, y como un tercer punto, ya en ese magno evento se dejó en claro que si el gobierno del estado de Puebla no frena las amenazas y agresiones en contra de antorchistas el descontento de la gente crecerá como nunca antes y el gobierno estatal será el culpable de qué tanto se escale la problemática. Vaya «trabajo» que tienen en Puebla los gobernantes. Será que desde las altas esferas del poder se sigue protegiendo a mafiosos como Alonso Aco y el alcalde Guillermo Lobato, éste último que no cesa en sus amanezcas contra líderes sociales, la respuesta muy pronto se sabrá o la inconformidad social se elevará como nunca antes, incluso a grado tal que ni los mismos líderes antorchistas podrían controlar y el responsable sería el gobierno estatal en turno. Al tiempo.

Ya a esta hora en los escritorios del gobernador Antonio Gali y del Secretario de Gobierno Diódoro Carrasco deben estar los detalles de las peticiones que se hicieron ayer en esa concentración masiva de campesinos que dirige la profesora Dánae Córdova en la Sierra Norte, pero esto sólo es en esa zona porque aún se recuerda el evento que el año pasado se realizó en el famoso Estadio Cuauhtémoc donde al menos 100 mil poblanos también gritaron y justicia para Manuel Hernández Pasión; y, seguramente los funcionarios poblanos tienen bien presente que Antorcha a nivel nacional cuenta ya con una membresía de más de 2 millones y medio que ningún gobernante debería retar y no tomarla en serio y menos cuando de exigencia de justicia se trata.

El clímax no político…

En el municipio de El Fuerte, Sinaloa, con al menos 100 mil habitantes y unos 20 mil en la cabecera municipal, se puede armar la bronca porque al alcalde priista interino, Leonel Vea Vea, se niega a darle seguimiento a las obras que su antecesora, Nubia Xiclali Ramos medio se había comprometido.

Ya desde noviembre del año pasado el líder social, Pergentino Cortés, señaló que la ex alcaldesa se había comprometido con la población más vulnerable a atender peticiones en al menos unas 30 comunidades, además de apoyar con viviendas completas y pisos a 120 familias de 36 comunidades, proyectos de agua potable y de drenaje sanitario y la realización de una la Planta Potabilizadora en Las Panguitas, que beneficiará a 5 poblados.

Pero la alcaldesa que se separó definitivamente del cargo, aparte de no solucionar nada, se anduvo adjudicando obras de electrificación y drenaje sanitario que desde la Cámara de Diputados se etiquetaron para campesinos y colonos. ¿Seguirá los pasos Leonel Vea de su antecesora? Todo parece indicar que si, pero nos platican los afectados que para este miércoles 28 de febrero se hará una difusión con miles de volantes para denunciar el mal trabajo de ese alcalde interino y que para la próxima semana ya se prepara una protesta en sus oficinas.

Y es que la mayoría de los fortenses que son indígenas Mayo-Yoreme, que deben ser orgullo de los mexicanos, por su situación de indígenas sean aprovechado casi todos los gobiernos municipales para no atender las demandas. Alguien debería decirle a Leonel Vea que con el pueblo indígena no se juega y que si pretende seguir su carrera política bien haría en escucharlos y atender sus peticiones.

Y a quien ratifican en Córdova, Veracruz, como candidata a diputada por el Distrito XIX, es a Janeth García Cruz, pues nos comentan que en Convención Distrital de Delegados que se realizó en el Auditorio “Manuel Suarez», el ambiente era de alegría, pues unos mil quinientos delgados le dieron el espaldarazo, pero ello misma comentó que esa candidatura que abarca los municipios de Córdova, Amatlán y Yanga, se debe a la confianza de los veracruzanos de esa zona y que sólo ellos saben cómo se vienen trabajando en favor de sus familias y del pueblo más necesitado de la zona. No todo está perdido, en Veracruz y otros estados sí hay políticos que merecen seguir siendo representantes en el gobierno, algo que no es un buen clímax político para la clase poderosa que quiere mantener el estado de cosas. Por el momento, querido lector, es todo.

Envía tus comentarios a Esténtor Político vía mcasiquem@gmail.com y sigue mi cuenta de twitter @MCasiqueOlivos y Facebook:/MCasiqueOlivos