Novela Morir como los pájaros evoca el cine de oro y el México del ayer

Novela Morir como los pájaros evoca el cine de oro y el México del ayer
  • Con un mensaje de igualdad de género, la autora despliega un relato valiéndose de recursos narrativos del viejo cine nacional

Georgina Mexía-Amador presentó Morir como los pájaros en el Centro Cultural Elena Garro. Su más reciente novela evoca la relación íntima con la época de oro del cine mexicano que durante décadas marcó nuestra educación sentimental y describe el naciente México moderno de los años cincuenta del siglo pasado como una película.

En el contexto de la trama de la historia que narra la vida de las hermanas Betancourt -Humberta, Irene, Fravia y Leonela- la autora externa un mensaje de igualdad de género, contra la lucha de las clases sociales y de rebeldía contra lo que estaba establecido.

“El cine funcionó como herramienta de distracción y subyugación emocional, político y económico” porque “¿qué mejor manera de exaltar la pobreza que poniendo al galán máximo del cine encarnando todos una serie de valores, que aguanta hasta el último sufrimiento… Obviamente yo tengo problema con eso postura”.

El escritor José María Fábregas indicó que las mujeres de la novela, sobre todo Flavia, vienen en dos espacios, uno físicos que es la Ciudad de México, una urbe hermosa que refleja la relación del país en términos sociales, su moral y la familia como en las películas de Joaquín Pardavé  y Sara García, y  otro emocional que es el cine de oro mexicano, fundamentalmente con la imagen de Pedro Infante.

Calificó de excelente la estructura gramatical de la obra en su construcción “porque la realidad que se presenta en la novela es como si uno estuviera viendo a través de un prisma que cambia de posición y ofreciera otro ángulo de la realidad.

“Esos diferentes ángulos están indicados, introducidos por tres personas gramaticales que le dan a la novela una gran variedad y riqueza.  La tercera persona que es la que narra los hechos de una forma neutral; la segunda es como una voz interior que le habla a los personajes, como una narración alterna que atiende más a las emociones, y la narración en primera persona es como un acercamiento del personaje al lector, como si personaje le hablara al oído al lector cosas más personales en un tono confesional”.