36 horas. Cuenta abajo, fascinante réquiem por un héroe perdido un héroe perdido

36 horas. Cuenta abajo, fascinante réquiem por un héroe perdido                                                                                                un héroe perdido
  • La obra escrita por José Rivera y dirigida por Otto Minera, narra las últimas horas de vida de Ernesto Che Guevara en Bolivia
  • Se presenta del 3 de agosto al 16 de septiembre en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico

Los mercenarios pagados por la CIA (Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés), lamentaron el resto de su vida el haber ejecutado y filmado el cadáver del revolucionario Ernesto Che Guevara en Bolivia, pues cada imagen, cada fotograma, lo hacía lucir como un Cristo moderno después del vía crucis.

Aquellas imágenes dieron la vuelta al mundo y a lo largo de las décadas inspiraron cuadros pictóricos, canciones, escritos, incluyendo obras de teatro, de entre ellas 36 horas. Cuenta abajo, del dramaturgo José Rivera, quien a su vez inspiró al director Otto Minera, para montar y estrenar en el Centro Cultural Helénico  esta propuesta escénica que trasciende sin duda la cuarta pared y provoca que cada espectador, sin importar su origen o su género, se transforme en un Che Guevara y tome conciencia del esfuerzo, sacrificio, pasión y muerte en los que se cimenta nuestra modernidad.

No obstante, a diferencia de otros libros, películas y obras de teatro que retratan a un Che en sus primeros años de vida o en sus tiempos más controvertidos al frente de la revolución cubana, en esta obra, Valero tiene que encarnar a un Ernesto Guevara en el ocaso, en esos últimos respiros y suspiros por lo que ha sido su lucha y al mismo tiempo la confrontación sobre lo que será su legado.

Otto Minera afirmó que el comprender el pensamiento de un revolucionario como Guevara a un nivel más cercano y en una intimidad que sólo puede brindar el diálogo con alguien alejada de su contexto como lo es la maestra Cortés, permite a las nuevas generaciones conectarse con esas utopías que dieron pie a los mayores movimientos sociales del siglo XX.