El tecnologísta Joel Hernández animó a explotar los beneficios de la IA

El tecnologísta Joel Hernández animó a explotar los beneficios de la IA
  • Ante el público del Cenart, habló de las ventajas que otorga la Inteligencia Artificial y su aplicación en el campo de las artes

La Inteligencia Artificial (IA) es un campo científico de la informática que se centra en la creación de programas y mecanismos que pueden mostrar comportamientos considerados inteligentes. Sus implicaciones en las artes fue lo que abordó en conferencia el ingeniero de software y tecnologísta, Joel Levi Hernández Fernández.

En la actividad que formó parte de la programación del festival Despertares Impulsa. Las industrias creativas en México, el joven de 22 años explicó que con la IA se puede fabricar un coche, identificar objetos o componer piezas musicales mediante un algoritmo.

El creador de Openbook, considerado por el The Next Web como una de las 500 personas más ambiciosas y talentosas en la escena digital holandesa, explicó que la Inteligencia Artificial es un instrumento que se usa para bien o para mal, pues es un reflejo de quienes la están usando.

En su opinión, el arte va a cambiar gracias a la Inteligencia Artificial, lo que depende de qué tanto los artistas estén involucrados. “¿Vamos a dejar que un escenario como ese simplemente pase o vamos a decidir usarlo como una herramienta para impulsar la creatividad? Involúcrense, aprendan y dialoguen”.

Sobre si la emoción o los sentimientos pueden ser identificados y reproducidos por una computadora, Hernández comentó que aún falta mucho camino para ello.

Este 2018 Joel Hernández se dijo frustrado con la evolución de las redes sociales en lo que respecta a la privacidad y la seguridad, por lo que decidió asumir el desafío de volver a pensar y evolucionar las redes sociales en una dirección positiva iniciando el proyecto Openbook.

Su iniciativa es una red social de código abierto con un modelo de ingresos basado en las transacciones de los usuarios sin anuncios que no rastrea ni espía a sus usuarios, tiene políticas de protección de datos estrictas y es fácil de migrar de redes existentes como Twitter o Facebook.