En Cineteca Nacional se habló del cine como memoria combativa para no olvidar el 68

En Cineteca Nacional se habló del cine como memoria combativa para no olvidar el 68
  • El crítico cinematográfico Rafael Aviña compartió recuerdos de aquellos años y adelantó detalles de su nuevo libro en el que ahonda sobre el tema

Los cortometrajes, documentales y películas realizados previos, o posteriormente a la matanza de estudiantes del 2 de octubre de 1968 en Tlatelolco, que hacen referencia a los sucesos y al ambiente del movimiento estudiantil, dejan una memoria para el no olvido, consideró el crítico de cine Rafael Aviña.

En el Marco del programa “Diálogos: Una radiografía fílmica del 68. A 50 años de la noche de Tlatelolco”, organizado conjuntamente por el Instituto Mexicano de Cinematografía, la Cineteca Nacional y la Red de Prensa Mexicana de Cine, el especialista cinematográfico conversó con el periodista cinematografico Alan Rodríguez.

Entrevistas realizadas por Alfredo Joskowicz cuando era estudiante del CUEC, filmadas en mayo de 1968; el documental El Grito, de Leobardo López Areche; Operación Galeana, de Carlos Mendoza; Ciudad Olimpia, de Daniel Inclán y Carlos Hernández; Y si platicamos de agosto, de Marisa Sistach; El Paciente Interno, de Alejandro Solar oCanoa y el Bulto, entre otros, contribuyen a la construcción de esta memoria.

Es esta historia de amor condenada siempre al fracaso. Hay esta idealización del 68, por un lado, y por el otro lado la tragedia.  Estamos enamorados de ese momento, pero  al  mismo tiempo, nos lamentamos. Tenemos una rabia y una impotencia de pensar en lo que pasó”.

Aseveró que estas historias de amor se van a seguir contando, aunque las historia de amor no necesariamente tiene que ser de encuentros físicos.

La investigación del caso lo hizo comprender que ese asesinato era “como una metáfora de lo que pasó con los jóvenes estudiantes, en ese momento”.

Contempla trabajos fílmicos como El BultoCanoa, que es una metáfora sobre lo que pasó en la Plaza de las Tres Culturas; el cortometraje de Marisa Sistach, Y si platicamos de agosto, una historia de amor entre una joven preparatoriana y un joven de secundaria cuyo fin es trágico, o el documental El Paciente Interno, de Alejandro Solar Luna, sobre un hombre que intentó asesinar a Díaz Ordaz y al ser atrapado es recluido en un manicomio.

El crítico de cine indicó que las entrevistas realizadas por Alfredo Joskowicz cuando era estudiante del CUEC, filmadas en 16 milímetros en mayo de 1968, con alumnos universitarios, exponen que “las cosas no han cambiado mucho. Están los mismos problemas de la violencia. No hay un diálogo entre las autoridades y los estudiantes”.

Las grabaciones de los alumnos del CUEC de hace medio siglo muestran la influencia emocional entre los jóvenes por los acontecimientos del mayo francés, la primavera de Praga, en Checoslovaquia, lo que pasó con las barricadas en Madrid y Barcelona.

Es interesante de documentar todos estos movimientos sociales, porque así ponemos atención a todos estos cortos y documentales que se hicieron en su momento”.

El Grito que se filmó entre julio y octubre de 1968 o documentales notables posteriores como serían Operación Galeana de Carlos Mendoza o Ciudad Olimpia de Daniel Inclán y Carlos Hernández como sus realizadores.