Reportaje: Aniversario de Secundaria; ejemplo de amor que Antorcha profesa a la enseñanza

Reportaje: Aniversario de Secundaria; ejemplo de amor que Antorcha profesa a la enseñanza

Reportaje Especial: Por: Nancy Grajeda

Nace la secundaria Wenceslao Victoria en GAM como un proyecto progresista

En agosto del año 2008, el Movimiento Antorchista de la Ciudad de México creó a la secundaria Wenceslao Victoria Soto en la colonia 6 de junio, de Gustavo A. Madero , en un campo de futbol aledaño a la primaria también creada por Antorcha, por la necesidad que existía en esta zona de Cuautepec Barrio Alto, de tener una escuela de este nivel donde los jóvenes egresados de las primarias cercanas pudieran continuar con su educación básica.

Las condiciones fueron muy difíciles, ya que al no contar  con los recursos necesarios para construir una escuela con todos los servicios, se levantaron dos aulas de lámina, que no tenían piso, ni luz, ni agua potable, pero el empuje y decisión de los antorchistas es tal, que la secundaria vio la luz con sus primeros alumnos inscritos; un grupo de 30 jovencitos entusiastas y  con hambre de conocimientos que confiaron en el proyecto antorchista.

Nos comenta Doña Marina Martínez, quien toda su vida ha vivido en la colonia La presa, de la delegación Gustavo A. Madero, cercana a la colonia 6 de Junio, que al carecer de los recursos necesarios para seguir manteniendo a sus niños en la escuela Ford 132, donde le cobraban altas cantidades que ella y su esposo no podían costear,  supo de la creación de la secundaria Wenceslao Victoria en la colonia 6 de Junio, y al enterarse que era una escuela antorchista confió en el proyecto e inscribió a uno de sus hijos en ella para cursar este nivel.

Señala que en la secundaria solo había dos salones construidos de lámina, los sanitarios y un salón que era utilizado como dirección, sin embargo, al saber de toda la vida que los proyectos que Antorcha se traza se han  cumplido, no dudo en dejar que su hijo Raymundo permaneciera en esta institución educativa, para luego seguir sus pasos, Orlando y Miguel Ángel, que a decir de Marina ha ayudado mucho para que sus tres hijos más pequeños, siguieran el camino del bien y no se perdieran en la vagancia y drogadicción como muchas veces sucede con los muchachos de esta demarcación, por lo que se siente orgullosa de haber tomado la mejor decisión con sus hijos y profesa  un profundo agradecimiento con el Movimiento Antorchista por crear este tipo de espacios educativos, donde los estudiantes se forman de manera integral en las diferentes ramas del saber, además de que se les prepara para enfrentar la vida y se les inculca un profundo amor al  estudio, por eso ahora, ellos continúan estudiando.

Porque Antorcha desde su nacimiento sabe que la educación es un pilar muy importante en la formación de los mexicanos, razón por la cual se ha dado a la tarea de crear escuelas en todo el país y en los lugares más recónditos, aquellos en donde los gobiernos no quieren llegar, condenando  a la población a permanecer en la ignorancia, este es el caso de la colonia 6 de Junio, donde se formó la secundaria Wenceslao Victoria.

 Gestiones ante el Gobierno de la Ciudad de México y la represión

Para salir adelante con este proyecto se tuvieron que iniciar las  gestiones ante el gobierno capitalino, con la petición de construcción de una escuela en forma, pero como era de esperarse se fueron dando largas a la demanda estudiantil, a pesar de la necesidad a simple vista.  Los jóvenes combativos y deseosos de que su escuela contara con mejores condiciones de infraestructura, en numerosas ocasiones al realizar sus gestiones y manifestaciones por la negativa de solución, fueron reprimidos por los granaderos enviados por el entonces jefe de gobierno perredista, Miguel Ángel Mancera, quien se distinguió en los seis años de su gobierno por enviar a la fuerza pública a las manifestaciones y “encapsular” a quien le exigía que cumpliera con sus obligaciones, como es en este caso de dotar de condiciones básicas para que los jóvenes reciban una educación  de calidad, e incluso con el gran cinismo de que esos recursos que se exigían -6 mdp- ni siquiera saldrían de los recursos del Gobierno de la Ciudad de México, sino que es dinero que los diputados antorchistas gestionaron con mucho trabajo para que fueran invertidos en la construcción de la secundaria Wenceslao Victoria Soto y este gobierno hasta la fecha los mantiene secuestrados.

En México hay mala calidad educativa por culpa de los gobiernos insensibles como el capitalino

La mayoría de los gobiernos, con honrosas excepciones, como el gobierno representando por el Movimiento Antorchista en Chimalhuacán, Ixtapaluca, Tecomatlán, Huitzilan de Serdán, etc., no le dan importancia a la infraestructura de las escuelas ni al acceso a las nuevas tecnologías, que trae como consecuencia la mala calidad educativa. Las entidades con mayores índices de pobreza son las que tienen las escuelas  en peores condiciones.  En México todavía existen 5.4 millones de analfabetas, 10 millones de personas no concluyeron la primaria y 16.4 millones no terminaron la secundaria, todos ellos en rezago educativo.

Además de acuerdo con el Reporte de Competitividad Global 2012-2013, elaborado por el Foro Económico Mundial, la calidad de la educación básica en México ocupa el lugar 118 de 144 naciones clasificadas, cifra escalofriante, ya que para variar 55% de los estudiantes mexicanos no logran niveles básicos en Matemáticas, sólo 41% de los alumnos consigue el nivel básico en Lectura, según la prueba PISA-2012.

Aunado a esto, vivimos en un país en el que existen cien millones de pobres, de los cuales 27 millones de mexicanos viven en pobreza alimentaria, o sea que ni siquiera cuentan con lo suficiente para comer adecuadamente y sufren de desnutrición.

Por eso, nos enorgullece nuestra secundaria, porque  en medio de este panorama tan desalentador por el estado tan deprimente en el que se encuentra la educación en México, surge como un rayo de esperanza de que las cosas pueden cambiar para bien si somos perseverantes y constantes en la lucha diaria que emprendemos para lograr mejores condiciones de vida para los que menos tienen, espíritu que hemos sabido inspirar en los jóvenes de este plantel educativo.

Diputados antorchistas, ejemplo de humanismo

Es de recalcar que nuestros diputados que representan al Movimiento Antorchista ante el Congreso de la Unión, son personas sensibles nacidas de las  entrañas  del pueblo, y gestionaron 6 millones de pesos para  que se  construyera la primera etapa de la secundaria, recurso que fue entregado a las arcas de la Tesorería del Gobierno de la Ciudad de México, sin embargo, ese dinero hasta la fecha continúa secuestrado por este gobierno insensible y no fue aplicado, por lo que se tuvo que volver a gestionar y ahora, gracias  a la constancia y decisión del Movimiento Antorchista,  se ha logrado construir una escuela con aulas dignas para sus alumnos que aquí estudian y que profesan un profundo cariño a su escuela qué tanto trabajo les ha costado.

Ya en el año 2015 se obtuvo la Clave de Centro de Trabajo, otro logro que fue festejado por todos los profesores y alumnado, porque se luchó mucho para que la escuela fuera reconocida por la SEP.

La secundaria  Wenceslao Victoria Soto, ubicada en la colonia 6 de Junio,  Gustavo A. Madero,  primera colonia antorchista en la Ciudad de México, es un emblema de lucha, un ejemplo del amor que Antorcha le profesa a la enseñanza  y el saber, que desea sea compartido con la sociedad, para que nadie se quede sin estudiar por falta de recursos, ni escuelas.

Antorcha dice vamos a llevar escuelas a las zonas mas marginadas, vamos a enseñar a los que no saben porque de ahí, del pueblo pobre se gestará la semilla para la creación de mundo mejor y más justo para todos. Enhorabuena y felicidades estudiantes y planta docente de la secundaria Wenceslao Victoria Soto por su décimo aniversario, sigan cosechando éxitos y adelante,  que el camino  de la enseñanza es infinito.