Inauguran Primer Congreso de Retórica Aplicada a la Literatura

Inauguran Primer Congreso de Retórica Aplicada a la Literatura
  • Serán tres días de análisis y discusión en la Biblioteca de México con la participación de 50 especialistas

Del 26 al 28 de febrero la Biblioteca de México es sede del Primer Congreso de Retórica Aplicada a la Literatura presentado por la Dirección General de Bibliotecas (DGB) de la Secretaría de Cultura, en donde participan más de 50 especialistas en la materia, provenientes de 29 institutos de educación superior del país y del extranjero.

En el acto inaugural, realizado en el Foro polivalente Antonieta Rivas Mercado, la Dra. Carmen Trueba Atienza, corresponsable del Proyecto de Investigación Retórica, poética, dialéctica y filosofía práctica, señaló que el congreso era resultado de un proyecto interinstitucional gestado desde 2015 en la Universidad Autónoma Metropolitana. La especialista destacó la importancia de rescatar el valor del concepto de la retórica, la cual ha sido mal vista entre muchos filósofos y la conciben como el discurso que en aras de la persuasión se vale de cualquier medio; aunque en realidad, el poder de la palabra puede ser usado de manera tramposa, también puede ser empleado de manera bella a partir de una serie de recursos.

Por su parte, la Dra. Lillian von der Walde Moheno, responsable del Proyecto de Retórica aplicada a la literatura, además de hacer referencia a autores clásicos dedicados al estudio de la retórica, hizo énfasis en el valor de reunirse para dedicarle tiempo a la rigurosa investigación académica sobre el tema.

Finalmente, el Dr. Marx Arriaga, titular de la Dirección General de Bibliotecas expresó su deseo de que el congreso sea ejemplo de la función que debe cumplir una biblioteca pública, ello en concordancia con el manifiesto de la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecas (IFLA) en donde se pondera la conservación lingüística y entre cuyas misiones está la de “prestar apoyo a la educación, tanto individual como autodidactica, así como  a la educación formal en todos los niveles”, por lo que “la biblioteca pública -expresó el director- debería ser un espacio propicio para la educación, rodeado de pedagogos, historiadores, lingüistas, sociólogos, filósofos, matemáticos, biólogos, bibliotecólogos y hasta filólogos como. Zenódoto de Éfeso, Alejandro de Etolia, Licofrón de Calcis que tuvieron la tarea de sistematizar y dar coherencia a la épica, tragedia y comedia griega”.

El funcionario también subrayó el valor que implica un evento que reflexiona sobre las reglas en la escritura correcta que logra deleitar, conmover o persuadir y donde no se ha gastado un centavo del presupuesto y cuyos alcances de cada una de las investigaciones son sustanciales.