Error, desaparición del ramo 23: diputado federal, Brasil Alberto Acosta

Error, desaparición del ramo 23: diputado federal, Brasil Alberto Acosta

Texcoco, México.- En entrevista, el Diputado Federal, Brasil Alberto Acosta Peña, también dirigente del Movimiento Antorchista en el Estado de México, afirmó que la desaparición del ramo 23 “fue un error de la administración federal, pues el pueblo mexicano tiene el derecho a una vida digna principalmente en las zonas donde no existen servicios básicos y persiste la marginación”.

“Como organización, no estamos en desacuerdo con los programas de transferencias monetarias directas que plantea el gobierno, porque éstas aunque no sacarán de la pobreza a la gente, les pueden ayudar a mejorar su consumo, pues se trata de un subsidio al consumo. Pero lo que sí debemos criticar es que si las personas carecen de luz, drenaje, agua potable y salud, el dinero que les transfieran, los mantendrán en la misma situación de marginalidad y miseria”.

Acosta Peña, reiteró que Antorcha no pide moches ni dinero del Estado para sus intereses y fines, por lo que a pesar de que el gobierno federal, no se ha interesado en conocer los proyectos de infraestructura que impulsa Antorcha para beneficio de miles de mexicanos, la organización continuará sus gestiones a fin de abatir la marginación en las zonas donde se requieren pavimentos, escuelas, deportivos o redes de agua y drenajes.

“El Estado debe cumplir con la obligación de hacer obras para la gente. La obra pública debe estar  a favor de las minorías. Si esta situación no cambia, Antorcha continuará insistiendo y haciéndole ver a los secretarios de las distintas instancias de infraestructura, dónde están las necesidades de la gente, pues la Constitución respalda el derecho de petición y de organización del pueblo”.

Los parámetros para medir la Pobreza de acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) son: falta de ingreso, no tener acceso a educación básica, a servicios salud, a seguridad social, a una vivienda de calidad, a servicios básicos en la vivienda y a la alimentación, por lo que las transferencias monetarias no permitirían a la gente construir por sí mismas los servicios básicos necesarios para tener una vida digna, concluyó.