Siete ex Embajadores de EU en México rechazan aranceles de Trump

Siete ex Embajadores de EU en México rechazan aranceles de Trump

Los ex Embajadores John Negroponte James Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual, Earl Anthony Wayne y Roberta Jacobson, aseguran que los aranceles debilitarían las cadenas de producción integradas que sustentan millones de empleos tanto en EU como en México.

Los diplomáticos señalaron que la imposición de aranceles de Trump podría afectar la capacidad del Gobierno mexicano para enfrentar el flujo de migrantes que viajan hacia la frontera.

«Como ex Embajadores de EU en México instamos a estos altos mandos a desvincular el comercio y la migración para encontrar vías para abordar los problemas reales relacionados con la migración centroamericana. De lo contrario, nos enfrentamos a un perder-perder», aseguraron los ex funcionarios a través de un artículo editorial de la cadena CNBC.

El artículo fue firmado por los ex Embajadores John Negroponte James Jones, Jeffrey Davidow, Antonio Garza, Carlos Pascual, Earl Anthony Wayne y Roberta Jacobson, aseguran que los aranceles debilitarían las cadenas de producción integradas que sustentan millones de empleos tanto en EU como en México.

«Dañar la economía de México perjudicaría su capacidad para hacer frente a los flujos de migrantes, así como el crecimiento económico», señalaron. Aseguraron que ambos países se necesitan mutuamente para manejar el tema de los migrantes, pues estos huyen de sus países de origen y luego luchan contra la delincuencia transfronteriza.

«Nosotros, los antiguos embajadores de EU hemos trabajado para transformar a México y EU de ‘vecinos lejanos’, como se les llamó en la década de 1980, a socios», indicaron en el texto.

Los ex funcionarios expusieron cinco razones por las cuales colaborar y evitar los aranceles, entre ellas destacan el impacto a los agricultores en EU, la aprobación del T-MEC, el combate a la delincuencia en la frontera y la migración.

Primero, los consumidores, empresas y los agricultores estadounidenses enfrentarían miles de millones de dólares en costos adicionales por los aranceles de EU, más cualquier impuesto en represalia de México. Bajo el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA), los sectores privados de EU y México establecieron una relación comercial de un millón de dólares por minuto (678 mil millones en 2018). Las empresas están muy alarmadas por la incertidumbre.

Segundo, la relación económica apoya 5 millones de empleos en EU, ayuda a empresas locales a competir contra China y otras potencias. Para los agricultores de EU, México es su mercado número 3, que compró 19 mil millones de dólares en productos agrícolas en 2017. Si EU impone nuevos aranceles, esperará lo mismo de México para sus productos agrícolas, los cuales tendrán pocas posibilidades de hallar nuevos mercados rápidamente.

Tercero, si EU y México inician un duelo de aranceles, ambos volverán a centrar su atención en la construcción de la prosperidad. El Presidente del Comité de Finanzas del Senado, el republicano Chuck Grassley, y otros, señalan que imponer aranceles podría poner en peligro la aprobación del acuerdo entre EU, México y Canadá (T-MEC) para modernizar el TLC. Las empresas estadounidenses, los agricultores y los trabajadores perderían un conjunto actualizado de leyes comerciales.

Cuarto, una batalla por el comercio y la migración socavaría la confianza necesaria para forjar una asociación mejorada contra la delincuencia transfronteriza. Ese crimen alimentaría la «sobredosis» de drogas en EU, así como la violencia generalizada en México. El progreso será más difícil si se percibe que EU daña los empleos mexicanos con aranceles.

Quinto, México soporta una carga significativa de flujos migratorios. El Secretario de Relaciones Exteriores de México (Marcelo Ebrard) dijo que más de 25 mil solicitantes de asilo esperan en México al fallo de las autoridades estadounidenses. Al menos 24 mil han solicitado refugio en México en lo que va de 2019. El Gobierno mexicano está devolviendo muchos migrantes a sus países de origen, incluso a través de la cooperación con EU para identificar a aquellos con conexiones criminales.