Hongos Entomopatógenos controlan plagas en cultivos

Hongos Entomopatógenos controlan plagas en cultivos

Los hongos son útiles para controlar plagas de insectos que afectan cultivos, con la ventaja de que este medio de control biológico no contamina y los productos agrícolas pueden ser consumidos por los seres humanos sin riesgos para la salud, señaló el maestro Gerardo Suárez Vergel, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante la jornada Jueves en la Ciencia, dirigida a niños de primaria, abundó que en el laboratorio de biología molecular de hongos filamentosos de la Unidad Iztapalapa se aplica a los hongos entomopatógenos un estrés oxidativo físico para mejorar su potencia y efectividad en la infección de insectos plaga; ese bioplaguicida funciona para controlarlos y es muy efectivo pues ataca únicamente a la especie que se pretende regular sin afectar el resto de fauna que vive en una plantación.

“Es importante el manejo de las plagas por las grandes pérdidas económicas que ocasionan a los agricultores, además de que con este tipo de sistema biológico el costo es menor e implica menos riesgos que el uso de plaguicidas”.

En su ponencia Hongos que protegen tus alimentos de los insectos, el profesor-investigador del Departamento de Biotecnología de esa sede académica explicó que al entrar en contacto con la plaga, el hongo se activa y reproduce nutriéndose de los tejidos de los parásitos.

Esta clase de pesticidas se ha extendido en el país como una opción para evitar los químicos convencionales que, si bien son eficientes, se acumulan en cada ciclo agrícola y se filtran a los mantos acuíferos.

“En la Ciudad de México por cada habitante hay cerca de 20 mil cucarachas, las cuales pueden transmitir cólera, peste o tifoidea, por lo que los hongos pueden ser una alternativa viable para combatirlas, pues ya han desarrollado resistencia a insecticidas, concluyó Suárez Vergel en el Centro Cultural Casa de las Bombas de la Unidad Iztapalapa.

El programa Jueves en la Ciencia niños, iniciativa de la Oficina de Divulgación de la Ciencia y las Humanidades de la Unidad Iztapalapa de la UAM y la Academia Mexicana de Ciencias, fue inaugurado el 20 de junio pasado con el propósito de despertar la curiosidad científica de los pequeños mediante talleres y pláticas interactivas.