Opinión: ¿Dónde quedan los principios de la Asociación Catalana por la Paz y el ODHP?

Opinión: ¿Dónde quedan los principios de la Asociación Catalana por la Paz y el ODHP?

Colaboración invitada: Por: Lorena Leyto.

Al Observatorio de los “Derechos Humanos” de los Pueblos, ya se le hizo costumbre mentir y calumniar al Movimiento Antorchista en Oaxaca. Con la conferencia de prensa que realizaron el 24 de agosto, es la cuarta ocasión en este año, que la dirigencia del  pseudo Observatorio ha salido a los medios de comunicación a decir que sus integrantes han sido víctimas de “amenazas de muerte, por el grupo paramilitar Antorcha Campesina”, pero otra vez, sin pruebas.

Y es que, por el hecho de que cada vez que Claudia Tapia o Daniela González, coordinadoras del Consejo de Defensa de los Derechos del Pueblo (CODEP) y del Observatorio de los Derechos Humanos de los Pueblos (ODHP), respectivamente; han salido a los medios de comunicación a mentir y calumniar al Movimiento Antorchista, a través de ruedas de prensas, el antorchismo les ha exigido alto a las calumnias, ahora resulta que son “amenazadas de muerte”. Basta decir que nuestras declaraciones están a la vista pública y que hay numerosas notas y videos que así lo prueban. No se les amenaza, se les pide que respeten el derecho de organización de los antorchistas, pues cuando acusan al antorchismo oaxaqueño de “paramilitar”, agreden el derecho a la libre organización de más de 55 mil personas que se han definido como antorchistas  porque han sido testigos de los resultados palpables, en cuestión de vivienda, salud, educación, cultura, deporte, obras y servicios.

Lo grave de esta situación es que ahora,  a esta campaña mediática y de desprestigio contra los miles de oaxaqueños organizados en el Movimiento Antorchista, se suma la “Asociación Catalana por la Paz”, que por voz de Guillem Barril Cutilla, integrante de dicha asociación, tienen como  tarea principal “reivindicar las problemáticas que sufren las comunidades indígenas”. Resulta pues, contradictorio que por una parte se digan defensores de los pueblos y por otra, arremetan contra ellos, pues si bien es cierto, cuando acusan a los antorchistas de paramilitares no presentan pruebas de sus afirmaciones; pero además, sin conocer el trabajo y trayectoria del antorchismo, se conviertan en juez y parte. A los miembros de “Catalana por la Paz”  les aclaramos que, los antorchistas  del Ojite Centro, como los de toda la  región Mixteca, son campesinos de escasos recursos que sólo se dedican a las actividades del campo y nunca portan armas de alto poder ni mucho menos son “paramilitares”. Si se dedican a luchar por la paz ¿se tomaron la molestia de observar a la gente del Ojite Centro? ¿Tomaron en cuenta sus declaraciones? La respuesta de nuevo es no. Entonces ¿cómo sin conocer a la gente humilde organizada en Antorcha, se atreven a llamarlos paramilitares? Eso no va con sus siglas, pues lejos de buscar la paz,  incitan a que, a quienes les llegue la información errónea que crean, vean mal y odien a la  gente humilde organizada en Antorcha.

Este  2019, cerca de 3 millones de mexicanos festejan en grandes concentraciones masivas a nivel nacional, los 45 años de existencia del  Movimiento Antorchista, organización que nació para luchar contra la pobreza en México, porque es el principal problema que aqueja al país. A la fecha, a estos festejos la gente acude alegre, contenta, animada porque los resultados que Antorcha le ha llevado al pueblo pobre de México han sido valiosos ya que han transformado vidas en los pueblos y colonias marginadas.

Por eso, una vez más, exigimos alto a las calumnias contra el Movimiento Antorchista y sus afiliados, que no son más que gente humilde y trabajadora que organizada, encaminan una lucha social para mejorar sus pueblos y colonias; resultados de la lucha antorchista hay muchos, sin embargo, menciono un ejemplo: la localidad de San Miguel Monteverde es muestra clara del trabajo antorchista en la región Mixteca, pues de ser un pueblo marginado en el que sus habitantes vivían dispersos en las montañas, pasó a ser un pueblo ejemplo con desarrollo social, pues ahí la gente organizada en Antorcha, con su lucha incansable, lograron la reubicación de las viviendas  y además, en la actualidad cuenta con casi todos los servicios de obra social.

La lucha que ha emprendido el Movimiento Antorchista,  a pesar de los múltiples ataques, no se ha desbaratado, ha resistido, aprendido a luchar y ha seguido creciendo, por eso  a 45 años, los resultados son alentadores y ni los ataques de codep y del ODHP en Oaxaca, nos van vencer.

Como dijo Sófocles en una de sus obras más importantes: “La envidia va cual sierpe reptando siempre contra los que valen”. Los antorchistas valemos, por eso el motivo de las calumnias rastreras;  ¡compañeros de la Mixteca, ánimos y a seguir luchando pues, vamos por muy buen camino!