COLUMNA ESCAPADA

COLUMNA ESCAPADA

ESCAPADA

Por Javier Carmona Solís

EN DIAS PASADOS la «señora ciclismo», como se conoce ahora a la «Shule» Alma Delia Rojas, presentó por este mismo medio, una entrevista con el afamado Román «Galgo» Teja, quien la época de oro de nuestro ciclismo, durante la añorada Vuelta de México, fue uno de sus corredores estelares, destacando en el representativo de la Asociación de Ciclismo del D.F., conocida esa cuarteta como la «Ola Verde».

Formaba Teja con otros grandes pedalistas, como lo fueron Magdaleno «Ardilla» Cano, a quien también le decían el «camionero de fierro», porque además era mecánico con taller propio en la colonia Moctezuma y tenía varios camiones de pasajeros urbanos; otro de sus estrellas era Francisco «Camarón» Lozano, cuya debilidad era armar con cosas sofisticadas a su Vochito de aquellos años.

Mientras Teja era pasista y rematador contundente, aunque se defendía en todos los terrenos, Cano era el líder, por su habilidad en la escalada y Lozano como doméstico era un tractor, que nunca se daba por vencido. El cuarto hombre cambiaba con frecuencia. Algunas veces fue Mario Licona, loco porque llegó a ganar una etapa.

Pienso que Teja fue un tanto pichicato en la entrevista y no contó muchas de las anécdotas que tuvo a lo largo de su carrera deportiva, las que vivió con Cano y Lozano. Eran algo así como un «trío infernal». Y si acaso comentó que uno de sus momentos recordados, era de cuando se fue tres meses a competir a Italia, con buenos resultados.

Algo que debo decir es que Teja fue en parte, «cupable» de que éste columnista haya llegadO al Diario ESTO en los 60s. Trabajaba en Lq fición en ese entonces y el ciclismo me apasionaba, porque desde infantiles, en Puebla, corría y triunfaba, desde mi primera carrera, entrenado por el «Guero» Colombres, quien era mayordomo en la hacienda de mis padres y emigró a la ciudad cuando hubo un cambio. También era corredor y apasionado por el ciclismo, cuando Alfonso «Rabanito» Díaz era el ídolo local.

Pues bien, en La Afiión empecé con ciclismo y box, luego autos. Hice muy buena amistad con los «Ola Verde», entre ellos Román. Y cuando se habló de que la Organización García Valseca iba a regresar de lleno al ciclismo, el Galgo convenció a Arnulfo García, ejecutivo del ESTO y de la Vuelta, de que yo era el hombre que necesitaban para escribir de nuestra pasión.

Para entonces Serafín Vázquez Jr., se había cambiado a La Prensa. Arnulfo me contactó, tuvimos arias entrevistas y dejé a la querida «lechuga» para pasar al no menos querido «periódico de las páginas cafés».

En fin, esto fue una anédota más de la que Roman Teja no hizo mención, pero q,ue fue real. Y en ESTO fue una trayectoria de 50 años, que se agregaron a los casi siete que tenía en La Afición.

Luego Teja se hizo entrenador de damas, creando un club femenino, del que destacó Miriam González, la primera que tomó parte en campeonato mundial, dirigida por Román. Y luego, «desapareció» hasta ahora, donde se ve que se conserva jovial, a pesar de los años. ¡Y todo lo que nos debe!, Shule.

SPRINTS

Y adelante con la Vuelta a España, la tercera de las «grandes» que se realizan en el mundo, además del Giro y el Tour… Muchos años se corría en los cuatro primeros meses del año y era la primera en celebración, seguida de Giro y Tour… Cambió a agosto-septiembre, tras las otras dos, porque no quería ser sólo la justa de preparación y quería contar con las estrellas, lo que ha conseguido, aunque en realidad, las grandes figuras prefieren Giro y Tour… Campanazo de Nairo Quintana al ganar ya una de las primeras etapas, la primera de escalada, para colocarse entre el «podio» virtual de la justa, de la que es favorito… Y Marco López, el llamado «Supermán», ha sido dos veces líder ya… Los colombianos destacan, lo que se esperaba y cuatro están entre los «diez» y buscarán finalizar en el podio completo al final de una prueba, que en realidad, apenas empieza… Y nos enteramos con tristeza, del deceso de Augusto Vitela, hermano del gran Rodolfo, a quien mandamos nuestro pesar, al igual que a sus familiares… Y luego, en Colombia, perece «aplastada» por un camión, Danna V alentina Méndez Ortiz, de qien a sus 16 años se dice, era una esperanza de oro mundialista de Colombia…