Eros tú, un mosaico de la sensualidad y la sexualidad

Eros tú, un mosaico de la sensualidad y la sexualidad

La recopilación de poemas de Venus Rey Junior y Lina Zerón en Eros tú, de la editorial Trajín, da como resultado “una invitación a la belleza del erotismo”, de acuerdo con los autores.

Presentado en la Galería Metropolitana de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), el libro consta de 30 poemas de cada escritor y brinda la oportunidad de “explorar las posibilidades últimas del deseo, no desde la perspectiva limitada de un solo género –mujer o varón– sino desde la visión complementaria de los sexos”.

Rey Junior, ensayista y músico que cursó estudios de Derecho en la Universidad Iberoamericana, donde también obtuvo el grado de doctor en Filosofía, señaló que el título de la obra juega con la palabra Eros, “la deidad mítica de la consistencia y el amor carnal”, aunque los 60 poemas “presentan un mosaico de la sensualidad y la sexualidad humanas”, pues “no hay rincón del cuerpo que no haya sido explorado y acariciado por las palabras”.

Hay una delgada línea entre el erotismo y la vulgaridad, ya que “si uno se pasa de rudo cae del lado de la vulgaridad y la pornografía, pero del otro lado también es posible caer en el género de lo rosa y lo cursi, al tratarse de una perspectiva muy endeble”.

La capacidad de sortear esta situación es muy difícil de lograr y por ello “nos cuidamos de no caer en alguno de los dos lados y, no sé si lo logro, pero Lina lo consigue con creces; de ella he aprendido y me siento muy honrado por eso”.

El texto no contiene una sola palabra fuerte, pero sí muchas imágenes muy poderosas e incluso explícitas, precisó Rey Junior.

La narradora y editora Zerón comentó que no es lo mismo un cuerpo o un acto descarnadamente descrito, que “carnalizar el poema, pero de manera sutil y distinta”, ya que “a mí no me gustan las obscenidades en la cuestión erótica, que debe abordarse con un lenguaje para que haya una diferencia”.

La mujer “dejó de ser objeto para convertirse en sujeto, después de la segunda mitad del siglo XX, cuando tuvo lugar la libertad sexual y ellas “empezaron a sacar su sexualidad de manera escrita” y a “manifestar su placer con un hombre”, y ya no a través de pseudónimos, como sucedía anteriormente, por lo que ahora “nosotras escribimos por pasión, al igual que fotografiamos por pasión, cantamos o actuamos por pasión”.

La escritora dijo que su trabajo “no le ha traído dinero”, sin embargo, le ha llevado por el mundo y ha podido conocer más de 30 países en los que sus poemas han sido leídos y publicados.