Honduras, corredor del narcotráfico hacia EU por décadas

Honduras, corredor del narcotráfico hacia EU por décadas

TEGUCIGALPA, Honduras.- Honduras se estremeció con los señalamientos de narcotráfico contra el presidente Juan Orlando Hernández en una corte de Manhattan. Pero los tentáculos del narcotráfico se extienden desde fines de los años 70 al país, desde Pablo Escobar hasta Joaquín el «Chapo» Guzmán.
La corte de Nueva York inició el miércoles el juicio como «narcotraficante a gran escala» contra Juan Antonio «Tony» Hernández, hermano del presidente Hernández.

El fiscal Jason Richman aseguró en el tribunal que el presidente hondureño recibió millones de dólares en sobornos de narcotraficantes, incluido del capo mexicano Joaquín «Chapo» Guzmán.

«Esa alegación en sí es 100% falsa, absurda y ridícula… esto es menos serio que Alicia en el País de las Maravillas», escribió Hernández en Twitter.

La generación de Pablo Escobar

Desde fines de los 70, los tentáculos del cartel de Medellín, de Colombia, empezaron a contaminar las estructuras militares y gubernamentales del país.
La punta de lanza fue el hondureño, con residencia en Colombia, Ramón Matta Ballesteros, condenado a cadena perpetua en Estados Unidos desde los 90.
Los primeros hondureños muertos en las disputas por las vías del tráfico de drogas fueron los esposos Mario y Mary Ferrari. Inicialmente estaban desaparecidos pero los cuerpos fueron hallados el 15 de julio de 1978, soterrados en un pozo en las afueras de Tegucigalpa.
Antes de que aparecieran, Luis Ferrari, el padre de Mario, envió una carta a un diario con una declaración espeluznante para la época.
«Algunos señores de alto rango militar están comprometidos con mi hijo en el contrabando de cocaína, negocio que proporciona buenas ganancias que compartía con los que ahora son responsables de la desaparición de mi hijo y su esposa», decía la nota.
El 9 de marzo de ese año el, jefe de Estado golpista, general Policarpo Paz García, diría en rueda de prensa: «No se trata de algo pequeño, sino de una mafia que maneja dos o tres mil millones de dólares y, por lo tanto, están dispuestos a llegar a cualquier extremo para proteger este gigantesco negocio ilícito».