Protesta de taxistas desquicia la CDMX

Protesta de taxistas desquicia la CDMX

Cientos de taxistas que rechazan el funcionamiento de plataformas digitales de transporte bloquean esta mañana diversos puntos de la Ciudad de México, lo que ha provocado caos y retrasos en el traslado de miles de personas que se dirigen a sus empleos o escuelas.
Desde antes del amanecer, los conductores comenzaron a agruparse en puntos como Calzada de Tlalpan, Calzada Zaragoza, Insurgentes Norte, Constituyentes, Viaducto y Paseo de la Reforma, con el Ángel de la Independencia como sitio general de reunión para realizar una caravana hacia el Zócalo.

En las diferentes avenidas, los contingentes generan afectaciones que van desde tránsito lento hasta detención total, en una manifestación que se prevé se extienda durante varias horas.

Sin embargo, la mayoría de los trabajadores del volante continúan ofreciendo servicio de manera normal e incluso muchos de ellos han quedado varados en las zonas bloqueadas por sus colegas.

Podría extenderse
La manifestación de taxistas programada para este lunes en la Ciudad de México y en otras 23 entidades del país podría extenderse por dos días, advirtió Ángel Morales, un dirigente del Movimiento Nacional Taxistas (MNT).
En entrevista telefónica previa a la concentración que se inició en el Ángel de la Independencia, dijo que se analiza que esta manifestación en contra de las aplicaciones digitales se amplíe a dos días.
“Entendemos el malestar de los ciudadanos por las afectaciones de esta manifestación. Les ofrecemos una disculpa a la ciudadanía en general porque sabemos que obstruimos su paso rápido a su trabajo o su escuela, pero les pedimos que reflexionen sobre nuestra situación”, comentó.
Explicó que las manifestaciones de este lunes no son solo para proteger miles de empleos de taxistas de todo el país, sino también “para proteger la soberanía nacional ante el ingreso de las aplicaciones digitales extranjeras a México, ya que atentan contra la tranquilidad social, la economía y la soberanía de los países”.
Argumentó que estas empresas trasnacionales, como Uber o Cabify, se llevan el 30 por ciento de las ganancias de cada viaje que se realiza en la Ciudad de México al extranjero, “no pagan impuestos, no pasan revista, no tienen ningún tipo de revisión o control por parte de autoridades mexicanas”.
Explicó que el artículo 6 de la Ley de Inversión Extranjera reserva en exclusiva la prestación del transporte público de pasajeros a los mexicanos, por lo que estas empresas extranjeras están violando el marco legal vigente, con el contubernio de las propias autoridades mexicanas.