Sí les echamos gas lacrimógeno, “pero poquito”; el inicio de represión

Sí les echamos gas lacrimógeno, “pero poquito”; el inicio de represión

ESTÉNTOR POLÍTICO
Miguel Ángel Casique Olivos. 

Un grupo de al menos 40 alcaldes, este martes 22 de octubre, realizó una protesta en las afueras del Palacio de Gobierno donde religiosamente el presidente de México todos los días ofrece su conferencia mañanera. Ahí, movidos por la necesidad y quizá un poco ya con la soga al cuello por el recorte de recursos a sus municipios, solicitaban un aumento de recursos y que sea revisado el proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación para el siguiente año. 

Tras los sucesos, el mandatario nacional declaró que fue un acto de provocación de los grupos opositores, o sea, el PRI, el PAN y el PRD, además, dijo que la ventanilla correcta es la Cámara de Diputados donde se discute el presupuesto; una vez más vemos como la capoteada de AMLO a lo sucesos del país se vuelve a dar y justifica las acciones negativas que realiza su gobierno.

Este miércoles el grupo de alcaldes se presentará en la Secretaría de Gobernación y buscarán entrevistarse con su titular, Olga Sánchez Cordero; y, según la alcaldesa de Chihuahua, lo primero que buscan es una explicación al acto de represión y por qué o bajo qué argumentos les echaron gas lacrimógeno, luego que se revise el Presupuesto de Egresos y se contemplen más recursos para sus municipios. 

El gobierno federal siempre está buscando cómo minimizar los hechos que generan inconformidad en la sociedad, algunas veces lo hace diciendo que se tienen otros datos, en otras que son los conservadores y que es la oposición que no acepta el gobierno de la 4T; pero la verdad es que siempre son respuestas para salir del paso y no dar una explicación convincente de sus acciones y de los sucesos. 

Por ejemplo, el que a los alcaldes se les haya recibido con gas lacrimógeno, no deja de ser represión y no hay duda que es un mensaje para todo aquel que quiera protestar; ¿será que AMLO quiere mandar ese mensaje justo cuando se están preparado varias protestas tanto a la Secretaría de Gobernación como a la Cámara de Diputados, porque la propuesta de egresos para el siguiente año nomás no está contemplado recursos para obras y servicios en comunidades y pueblos marginados del país?

Si eso es lo que estuviera preparando, alguien debería decirle al mandatario que no es nada recomendable, porque entre los que protestaron ayer también son funcionarios y representantes de gobierno que fueron elegidos por los habitantes de sus ciudades y municipios; y, además, AMLO estaría violando la ley y la población de algunos municipios, estaría dispuesta a sumarse a una exigencia mayúscula para solicitar que desde el presupuesto se etiqueten recursos para atacar los problemas de vivienda, educación, salud empleo y obras públicas. 

Es curioso ver cómo con los mentados anarquistas, que esos sí destruyeron monumentos históricos y dañaron edificios a su paso por calles del Centro Histórico de la CDMX el gobierno no haya actuado así; hecho que dejaría ver que la acción será sólo hacia los que considera como oposición o conversadores y contra quienes no están de acuerdo con el “proyecto político” de la Cuarta Transformación. 

El clímax no político…

Del “yo tengo otros datos” al “yo no estaba enterado del operativo en Culiacán”. Ahora resulta que el presidente de México, López Obrador, no estaba enterado del operativo federal, sí, ¡Federal!, que se realizó en la ciudad de Culiacán; que no se reúne todos los días con su gabinete y le dan cuenta de todo lo que se hizo y de lo que se hará. Pero López Obrador no fue el único que dijo no saber, también el gobernador de aquella entidad, Quirino Ordaz Coppel, dijo no fue informado sobre este operativo, y quizá él si tenga razón, pues el operativo fue federal y no local. 

Y mañana 24 de octubre una comisión de antorchistas se va a presentar en la Secretaría de Gobernación para que su titular responda quién ordenó la prohibición del Estadio chiapaneco, Víctor Manuel Reyna, para el evento del 45 aniversario de Antorcha, acto que reuniría al menos a 60 mil antorchistas. Porque el hecho ya dijo, el antorchismo es un acto de represión política y una amenaza directa contra los dirigentes y contra los mexicanos organizados en las filas antorchistas. La petición será que se dé una fecha para que el evento se realice y se detenga la represión. Por el momento, querido lector, es todo.