Columna Nelson Vargas

Columna Nelson Vargas

¿Esto es un selectivo olímpico a Tokio 2020? ¡que vergüenza!

Por Nelson Vargas Basañez

Siendo la natación un deporte que exige orden, horarios fijos, definiciones tempranas, transparencia en sus proyecciones hacia eventos internacionales, observamos que en la natación mexicana sucede lo inverso. ¿Por casualidad? ¿Por desidia? ¿Por descalificación o ineptitud de sus directivos y funcionarios?

Cualesquiera fueran las causas, no debiera aceptarse por los entrenadores, ni por los nadadores, lo que sucede en estos masivos eventos que corre la FMN a como dé lugar, no precisamente organizados en función del mejor desempeño técnico de los deportistas. Algunos hechos lo indican:

Los horarios previstos se modifican a las carreras, o se dilatan demasiado, como el día 15; Eliminatorias desde las 07.00 hasta las 15.00 hs, unas 8 horas en la alberca. Y las finales extendidas por casi 4 horas, cuando pudieron haberse hecho máximo en 2.30 horas. En total unas 12 horas.

Se cambian pruebas de la mañana a la tarde. El nadador lo conoce cuando ya es un hecho sin reversa y su preparación mental, que existe, aun cuando no lo sepan en la FMN, concentrada en la prueba, debe readaptarse al capricho o imprecisiones de funcionarios incompetentes, que no respetan a los atletas, único motivo del campeonato.

Los cambios de horario, de pruebas, se hacen por ordeno y mando, sin haberse analizado ni discutido en la junta previa al campeonato, y por supuesto, sin haberse aprobado oportunamente y frente a todos los entrenadores.

Las áreas de descanso no reúnen las condiciones para que el nadador pueda, después del calentamiento, tener un espacio tranquilo, sin ruidos, donde no sea constantemente desconcentrado por el tránsito fluido de otros que se mueven a su alrededor.

Si los campeonatos se hacen para los nadadores, urge modificar el actual esquema competitivo, interminable, tedioso, agotador para el atleta, para el entrenador, para los jueces, para los padres de familia, en fin, para todos. Ese esquema no conduce al alto rendimiento, sencillamente lo limita, reduce sus proyecciones.

¿Por qué sucede que una jornada se extienda por 12 horas, 8 en la mañana y 4 en la tarde-noche? Porque la preferencia, el principal objetivo de la FMN. es la masificación y con ello la recaudación de dinero. Dinero que, dicho sea de paso, no se revierte en los competidores, pues representar al país en campeonatos en el exterior, sean abiertos o por edades, debe ser costeado por su familia.

En el calendario de la FMN está programada la Copa UANA para febrero 2020. ¿Alguien sabe de normas, criterios de selección, evento clasificatorio, todo lo que presupone aspirar a participar de un evento internacional? Nadie sabe nada. No hay marcas mínimas, no se conoce si serán los dos mejores tiempos por prueba, categoría y sexo. ¡Desinformación total! Una absoluta falta de respeto para nadadores, entrenadores, etc. ¿Ojo con la transparencia? Hay oportunistas que buscan beneficios irrespetando el derecho de otros.

Los hechos anteriores seguramente son, al menos en parte, causa de la rechifla de que fue objeto el presidente de la FMN en su discurso de inauguración del campeonato, donde en lugar de escuchar estas quejas, pretendió hacerse escuchar con mensajes huecos, ajenos a estas realidades, por no decir cínicos.