Aun con sus logros, la tecnología arroja efectos negativos y destructivos

Aun con sus logros, la tecnología arroja efectos negativos y destructivos

Betzy Tavera

A pesar de los logros y los avances que ha detonado, la tecnología también deja consecuencias dañinas y perturbadoras que se están constituyendo como un desastre para la humanidad, expresó el doctor Enrique Gallegos, profesor-investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM).

Durante el Seminario de Discusión Académica: Inteligencia Artificial y Problemas Sociales. Crítica de la tecnología, el académico refirió que aunque existe una visión generalizada de que contribuye a generar mejores condiciones en la vida de las personas, al mismo tiempo hay un lado oscuro sobre el que es necesario reflexionar.

La visión alentadora que refiere que la tecnología tiene por objetivo hacer la vida más fácil, placentera y llevadera descansa en la idea vieja que la Ilustración sostenía respecto de que la razón llevaría a la liberación de la humanidad.

Si bien es cierto que los teléfonos celulares facilitan la comunicación, las computadoras ayudan con las tareas diarias, las aplicaciones permiten aprender idiomas o comprar comida, estos avances coexisten con el hambre, las migraciones masivas, el desempleo, la crisis ambiental y las enfermedades asociadas a las tecnologías digitales.

Por ello, “no basta con describir las maravillas de los productos tecnológicos, sino que es necesario situarnos en lo que Karl Marx denominó la historia crítica de la tecnología”, es decir, un análisis que dé cuenta de los procesos de producción y las relaciones sociales y con la naturaleza.

Sin dejar de reconocer sus aportaciones a la ciencia y otros campos del saber existen efectos negativos y potencialmente destructivos, “desde su uso directo para exterminar a las personas o pueblos con la tecnología militar, hasta la vigilancia y control de los individuos a manos de grandes empresas de información que vigilan los motores de búsqueda y pueden definir qué existe y modelar así la opinión pública”, advirtió el profesor del Departamento de Ciencias Sociales de la Unidad Cuajimalpa.

La penetración social y comercial de las innovaciones tecnológicas está en gran medida determinada por el impacto que genera en las tasas de ganancia, si se deja de lado el que la tecnología facilita la vida se encontrará que en el fondo su implementación obedece también a las lógicas del mercado.

Finalmente, indicó que aunque usualmente los procesos de automatización, robotización e implementación de inteligencia artificial son presentados como modernidad, en la mayoría de los casos sólo pretenden ampliar el margen de estas ganancias, una medida que puede terminar siendo cruel e inhumana y generar desempleos y otras consecuencias graves.

En tal sentido, el licenciado Camilo Becerril Ramírez refirió que al tratarse de sistemas en desarrollo las consecuencias son múltiples y no siempre calculables, ya que no es posible controlar todas las variables que intervienen en su aplicación y operación.

Existen tecnologías cuya operación tiene efectos destructivos o aniquiladores sin la intención de haberlos provocado, por ello es necesario disponer de criterios y métodos efectivos para efectuar la evaluación en sus diferentes modalidades.

Entre las secuelas a considerar estarían el riesgo, el impacto físico y el impacto social, lo que tiene que ver con la previsión de posibles consecuencias funestas en la aplicación de la tecnología en la vida humana, la salud o el bienestar de la población, así como las consecuencias que una aplicación tecnológica pueda provocar en el entorno físico y la estructura social.