Investigadores de la UAM trabajan en la remoción de metales en aguas residuales

Investigadores de la UAM trabajan en la remoción de metales en aguas residuales

*Judith Cardoso dirige proyecto en el que participan alumnos de Ingeniería Química 

*Desarrolla técnicas para la eliminación de cromo y arsénico, que son cancerígenos

Investigadores de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), encabezados por la doctora Judith Cardoso Martínez, profesora del Departamento de Física de la Unidad Iztapalapa, desarrollan técnicas fisicoquímicas con base en materiales poliméricos y métodos electroquímicos para la remoción de metales en aguas residuales. 

De acuerdo con la académica, esos productos están presentes no sólo en líquidos de desecho, sino también en superficiales, lo que representa un problema de salud grave para la población de México, ya que es sabido que algunos pueden generar irritación en la piel, males estomacales e incluso cáncer, según el tipo y el tiempo de contacto con la persona.

En los casos de ingesta es posible que se bioacumulen en el organismo y alcancen concentraciones más elevadas a las permitidas por las normas nacionales e internacionales. Tal es el caso del cromo (Cr) VI y el arsénico (As) V, con los cuales el equipo de científicos de la UAM experimenta en el laboratorio y cuyo potencial cancerígeno está demostrado, así como su capacidad de daño en riñones o hígado, entre otros órganos.

Por la vía electroquímica es posible reconstituir las resinas, así que se trata de un sistema continuo de concentración de los contaminantes para posteriormente darles un tratamiento, lo cual es más conveniente que manejar el agua en forma directa, resaltó la doctora Cardoso Martínez en entrevista.

Liliana Mejía Marín –alumna de la Licenciatura en Ingeniería Química– explicó que una parte destacada del proyecto es probar las resinas sintetizadas para establecer el porcentaje de remoción de los metales, ya que cada una posee características diferentes y, por tanto, no será la misma cantidad sustraída, ante lo cual se hacen cinéticas e isotermas de adsorción, es decir, se pone en contacto fluido que contenga cromo con la resina durante un determinado tiempo para su análisis posterior, lo que permitirá observar cuánto cromo logra quitarse. 

Las resinas de impresión molecular han presentado remociones máximas de 200 ppm para el cromo (VI), arrojando así los mejores resultados. Mediante la electrodesionización y las resinas macroporosas se ha eliminado por completo de una solución de 15 ppm el As (V). Este proyecto ha sido financiado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología y la Secretaría de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México, precisó la doctora Cardoso Martínez.