Columna Escapada

Columna Escapada

Escapada

Por Francisco Carmona Solís

ALGUNA VEZ LO MENCIONÉ, SUPE DE Carmen Alicia Muñiz Aceves, a quien casi todo el mundo conoce como «Popis» y sólo tres personas le decimos «Popita», porque a fines de los años 60s., yo visitaba con frecuencia a mi padrino Orlando Horta Prado, en su negocio de comida en la colonia Vista Alegre, muy cerca de lo que fue el Parque  Asturias y luego un Centro Comercial.

Pues ahí conocí a don Fermín Muñiz, padre de Carmen, siempre con una taza de café y su inseparable puro. Me hablaba de su hija y de la serie de actuaciones que tenía por sudamérica, ya desde entonces, buscando establecer algunas marcas de ciclismo, muchas no existentes todavía y dándose a conocer en el mundillo ciclístico.

Pero la primera vez que tuve contacto con ella se dió, si mal no recuerdo,  en el 70. Ya funcionaba la Liga de Ciclismo Femenil, que primero fundó el famoso «Galgo» Román Teja, para el IMSS y que tuvo en Miriam González a su principal estrella. En el 71 la comandó Gabriel Becerril y se hicieron cinco carreras. Y en el 7k2 Carmen asumió el mando en elección, por diez años.

Y por aquellas cosas que en la vida suceden, esa Liga se tornó parte de la Asociación de Ciclismo del D.F., que comandaba Valentín González y sesionaba los jueves en un viejo edificio en la calle de Uruguay, en pleno centro de la capital. Popita era entoces su presidenta.

Para ese entonces en el ESTO, ese diario deportivo de las paginas cafés, ya se volvía a dar importancia al ciclismo como fuente especializada, pero no se le daba información a las justas de la Liga Femenil, porque a Arnulfo García, ejecutivo del periódico, no se le antojaba que fuera un deporte para damas. Y la verdad había que «reñir» para darle un poco de espacio a sus carreras.

Popita me habló a la redacción un día y me invitó a una de sus reuniones, que se hacían en casa de Yolanda Flores, allá cerca del Mercado de Jamaica. Fue la primera vez que cambiamos unas cuantas palabras.

La Liga cobraba importancia en varios medios, como Ovaciones y Afición, que le dedicaban buenos espacios. 

Pero aquello se volvió «prenda codiciada» y Damián Romero, con Rafael Montes de Oca, se apoderaron de ella, pero sólo para cavar su tumba, porque no pudieron sostenerla en el candelero. Pero antes, Popita fue candidateada a comandar la Federación Mexicana de Ciclismo, a lo que declinó y ni siquiera aceptó su postulación.

Muchas ¿estrellas? femeninas aparecieron en la Liga y llamaban mucho la atención, porque además de ser buenas coredoras, destacaban por ser bellas. 

Veamos: Mapy y Lety Licona, Arceli Aruz, Anita Hernández, Sdriana Sánchez, Carmelita Alaniz, Guadalupe de Nov, Delia Cañón, Ivonne, Sandr y Jacqueline Zúñiga, Yara Villaseñor, Yolanda Flores, Rosa Elena Soloveichik, Paty Núñez, Rebeca Santillán, Silvia Tavera, Jovita Hernández, Nona Campuzano, Elvira Saldaña, Elvia Valencia, Chuy y Lupita Llamas, Susana Teja, Ely Núñez, ileana y Edna Rocha, Hortenicia Angeles, Lety Montes de Oca, Josefina Cruz, AdIta Perojo, Hilda Romero, Clara Tavera, Lety Alcocer, Rosa Cabrera, Alma Miriam González, Elvia Valencia, Tere Osuna, Ana María Noriega, Sarita Marenco, Lolita Limón, María «La Tucky» Eugenia, Lourdes Cancino, Laura y Sandra Samper, Lourdes Albarrán, Cecilia Dejarmy, Martha Sosa, Lupita Manzanero, Isabel León, Lupe Reyes, Carmelita García, eran integrantes de esa preciosa Liga Femenil, que hicieron historia.

Popita era ganadora de la mayoría de las carreras, hasta que aparecieron primero Isbael León y Luego Adita Perojo, que le pusieron el «cascabel al gato», porque además Carmen Alicia Muñiz volvía a eso de los récords y visitas al extranjero, donde era todo un suceso.

SPRINTS

La mayoría de las carreras de la Liga Femenil eran en circuito en colonias de la ciudad de México o en el autódromo capitalino, donde se reunía gran cantidad de público… Hacia el final ESTO le daba importancia y hasta hubo un reportaje especial de Popita en un suplemento dominical a todo color… Lástima grande que esta Liga haya desaparecido, al igual que otras, como la de Turismo, la Interzonas, la del Injuve, que le dieron movimiento atractvo al ciclismo y contribuyeron a hacerlo grande en su época de oro… Y entre muchas de sus otras actividades, Popita Muñiz fue  administradora del Parque Calles, donde trató de preservar el velódromo con pista de cemento de 400 metros, sin conseguirlo, pero…