Tranvía Grupo Teatral: más de tres décadas llevando historias por Aguascalientes

Tranvía Grupo Teatral: más de tres décadas llevando historias por Aguascalientes

Por Alondra Tavera

Contra viento y marea, Tranvía Grupo Teatral ha trabajado planteando propuestas diferentes y arriesgadas. José G. Domínguez, director fundador, señala que surgieron en 1987 y debutaron formalmente en 1991 como ejecutantes de teatro de autor. Nada los ha detenido desde entonces, impulsando, además del ya mencionado, los teatros infantil, histórico (desde 2005), escolar y de prevención.

El dramaturgo, originario de Aguascalientes y egresado de la Licenciatura de Medios Masivos de Comunicación, se ha enfocado en la escritura de guiones teatrales alimentados con la historia de su terruño y con la problemática social que enfrenta la juventud, para llevar el mensaje a toda la entidad.

“El teatro que hacemos es de calle prácticamente, porque asaltamos los espacios que han sido olvidados para contar nuestras historias”, afirma en entrevista.

Así empezaron a trabajar llenando vías públicas, plazas, escuelas, reclusorios, empresas, es decir, actuando donde les era permitido: “Cuando vimos los resultados, empecé a escribir para la gente que tenemos alrededor, para los que nos habían rechazado en algún momento cuando pedimos nuestra primera oportunidad”.

En su tercera década de actividades, cuentan ya con el desarrollo de los últimos cinco programas de Teatro Histórico en Aguascalientes, difundiendo la historia universal, nacional y regional a través de montajes dedicados al público escolar: Una mujer irreverente (2005), Juan Chávez, Emperador de los Caminos (2006), El Escritor y El Bandido (2007), Escribiendo Don Quijote (2008), Juana Inés, Cruz y Conjura (2009), Don Quijote Capítulo XVI (2010 y 2011), Jolgorio Mortuorio en la Rotonda de los hombres Ilustres de Aguascalientes y Los Posantes (2013), por destacar algunos.

Para atrapar a su público, el entrevistado explica que parten de lo que la gente entiende, inician con una pregunta y les explican la historia, de ahí cada uno debe sacar sus propias conclusiones.

Como dramaturgo, agrega, le corresponde abrir la pauta, dejar en el público la inquietud por investigar e indagar profundamente qué pasó en realidad con lo contado en esas obras: “Me gusta que utilicen su imaginación para contestar las preguntas hechas al inicio”. Esta fórmula, considera, así como la persistencia y la dedicación, les ha valido más de 30 años de éxito y preferencia.

Desconoce cuántas obras tiene escritas a la fecha, pero puede presumir que cuenta con al menos 10 premios históricos de dramaturgia, poesía y cuento: “Confieso que los abuelos me contaban esas historias, o un tío que ya falleció también. Hacía la investigación respectiva luego de escucharlos, y resultaba que era mucho más fascinante de lo que me habían narrado. De ahí decía que la gente debía conocerlo a través del lenguaje teatral”.