Fidel, el nombre que corre de boca en boca por estos días en que el mundo grita por solidaridad

Fidel, el nombre que corre de boca en boca por estos días en que el mundo grita por solidaridad

En los últimos días en que el mundo contiene el aliento y no es posible predecir las consecuencias de la pandemia en que vivimos, nuestra Isla se vuelve noticia y se coloca en el panorama internacional como la pequeña nación de corazón grande. Cuba ha sido la causante de algunas de las noticias más alentadoras en los tiempos que estamos viviendo:

  • El trasbordo el 18 de marzo de los pasajeros del crucero británico MS Braemar quienes, desde el 8 de marzo estaban confinados con cinco casos positivos a la COVID-19, mientras otros países le negaban ayuda.
  • La selección por las autoridades sanitarias chinas del interferón cubano alfa 2B (IFRrec), entre otros 30 medicamentos para combatir la COVID-19.
  • La llegada de una delegación médica cubana a Venezuela y Nicaragua para apoyar la estrategia de contención de la COVID-19.
  • La presencia en el corazón de la golpeada Lombardía italiana de una brigada de 52 médicos y enfermeros cubanos trabajando ya en condiciones de campaña.
  • La solicitud de países en América Latina y el Caribe, Europa, África y Asia de contar con personal cubano especializado en el enfrentamiento a enfermedades transmisivas.

Y mientras estas noticias salen a la luz, un nombre corre de boca y en boca y se posiciona en muchísimos de los miles de comentarios que Cubadebate recibe diariamente: Fidel.

El hombre que dijo: “Médicos y no bombas”. El líder que vaticinó que este sería un país de hombres de ciencias y que conminó a los científicos cubanos allá por los años 80 a  hacer el interferón, el medicamento cuyo potencial ayudó a “curar” la COVID-19 en China.

Cuba obtuvo el pasado año 514 resultados científicos significativos, muchos en el campo de la salud humana. Funcionan en el país 33 programas nacionales de ciencia, tecnología e innovación, en el que laboran casi 90 000 personas, de ellas 7000 investigadores.

A pesar de la carencia de combustible y limitaciones financieras, una de las más visibles expresiones de las genocidas medidas de bloqueo contra el país, en el pasado año la economía cubana planificó un 23% de más financiamiento para la ciencia con respecto al 2018.

Existen en el país 222 entidades de ciencia, tecnología e innovación y 54 universidades. En la entidad productora del interferón, BioCubaFarma, laboran 20 000 trabajadores, en 34 empresas de alta tecnología. Todo eso y más, es el sustento de las noticias que corren por el mundo sobre los medicamentos cubanos que ayudan a combatir la COVID-19.

SIGUE LEYENDO AQUÍ