Un pueblo con hambre y golpeado por la 4T

Un pueblo con hambre y golpeado por la 4T

Por: Tania Yaeli Barranco Cruz

|En el municipio de Huejotzingo, en el Estado de Puebla, se suscitó un hecho muy grave; a la presidenta municipal morenista, Angélica Alvarado, no le bastó con ignorar la solicitud de 800 despensas para igual número de familias organizadas en el Movimiento Antorchista, sino que lanzó a la policía para golpear y detener de manera ilegal a tres de nuestros compañeros que su único delito fue solicitar algunas despensas para las familias más vulnerables de la localidad, debido a que hasta el momento no ha llegado ninguna ayuda tanto municipal como estatal.

Durante esta agresión, alguna gente estuvo diciendo que nada de eso hubiera pasado si se quedaran en casa e incluso se burlaban de lo que les había pasado a los activistas, pero esas personas están equivocadas al burlarse del pueblo necesitado.  Es cierto que el gobierno pide que nos quedemos en casa para no enfermarnos de coronavirus, pero lamentablemente esa no es opción para millones de mexicanos pobres que no tienen qué comer y que incluso algunos ni casa tienen; esa es la razón por la que la gente, sin trabajo y sin alimento, prefiere salir a trabajar o buscar ayuda de ese gobierno que le ordena quedarse en casa. Por eso, hay que apoyar a quienes prefieren morir luchando por sus derechos y no quedarse callados ante las injusticias que se cometen contra los más pobres.

A pesar de que es reciente, este hecho demuestra una vez más que la represión no es algo nuevo en Morena, sino que así ha venido actuando desde que inició su gobierno, que olvidó su lema de primeros los pobres y que somos los pobres los que pagamos las consecuencias con más pobreza, mala educación y encima de todo represión.

En Huejotzingo hubo golpes y cárcel contra los solicitantes de unas modestas despensas, pero ha venido ocurriendo en varios estados en los que se encarcela por otras causas, por ejemplo, a mí me consta que se encarcela en la Ciudad de México a los muchachos que solicitan apoyo para sus albergues estudiantiles, donde habitan jóvenes que no tienen opción para continuar con sus estudios. A varios estudiantes, el gobierno de la 4T en la capital del país nos ha agredido por realizar una colecta económica para sustentar los gastos de comedores o los gastos escolares que tenemos qué hacer y para los cuales no tenemos becas ni apoyos de ninguna especie.

La gente está cansada de que no la apoyen, de que pisoteen sus derechos, de que siempre sean los mismos gobiernos, pero con otro color de imagen. La gente, aparte de pedir despensas y alimentos, también necesita respeto a sus derechos.

Ya basta de represión hacía los que menos tenemos, es la hora en la que el gobierno de Morena, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, debe dejar de utilizar la fuerza pública como arma de respuesta para no resolver las demandas; de no ser así, que no le quede la menor duda de que no nos quedaremos callados y alzaremos nuestra voz en las diferentes áreas que tenemos para denunciar y exigir lo que por derecho nos corresponde.

El Movimiento Antorchista lleva 46 años luchando del lado de los más pobres y queda demostrado que hasta en tiempo de pandemia es la única organización que ha estado al pendiente de las necesidades más elementales. Llamamos a millones de mexicanos pobres y marginados a organizarnos y luchar por nuestros derechos.