Hay 15 millones de mexicanos más en pobreza que en 2018

Hay 15 millones de mexicanos más en pobreza que en 2018

Contrario a las cifras alegres del segundo informe de Gobierno, en este este momento más de 76 millones de mexicanos se encuentran en pobreza por ingresos, es decir 15 millones 779 mil más que hace dos años, cuando el presidente Andrés Manuel López Obrador, tomó las riendas del país, asegura un análisis de Acción Ciudadana Frente a la Pobreza.

De entrada, con el Covid-19 y la crisis económica, se sumaron casi 16 millones de personas más a esta condición.

El 61% de la población estaría en pobreza por ingresos. O sea 15 millones 779 mil más que hace 2 años, para un total de 76 millones 833 mil personas, según sus cifras con base en datos del Índice de la tendencia laboral de la pobreza (ITLP) de Coneval.

“Cualquier aumento de pobreza, así fueran sólo 2 o 3 millones de personas más, es muy mala noticia para México. Y representa un duro golpe a la intención de este gobierno de poner primero a los pobres”, establece e Rogelio Gómez Hermosillo, coordinador de esa organización.

El reporte recuerda que de finales de 2018 a junio de 2020, la pobreza laboral pasó de 39% a 49%. Es decir: 61 millones 466 mil personas carecen de ingreso laboral suficiente para comer.

En el marco del Segundo Informe de Gobierno de López Obrador, Acción Ciudadana Frente a la Pobreza considera que los resultados frente a la pobreza no son muy positivos para este 2º informe Presidencial pues también  los programas sociales tienen fallas importantes y la selección de sus beneficiarios es un foco rojo.

Lo más grave –agrega–es no se están transformando las causas estructurales que generan pobreza y desigualdad

Detalla que los programas sociales también presentan problemas. Según Coneval, hay fallas en la definición de sus objetivos y en su aplicación en campo. Por ejemplo, las evaluaciones muestran que varios programas no definen bien el problema que buscan resolver y que los recortes de presupuesto han dificultado su operación.

Asimismo son insuficientes para paliar la pérdida de ingresos derivada del desempleo y la reducción de ingreso laboral en estos meses de pandemia.

“Su cobertura está concentrada en zonas rurales. Sus montos son inadecuados para compensar la pérdida de ingresos”, indica

Establece que el programa de mayor alcance: las becas Benito Juárez entregan $800 al mes a 9 millones de estudiantes. Esto puede ser adecuado para que sigan en la escuela, pero es insuficiente para quien perdió su ingreso, pues representa el costo de la canasta básica para una persona por una semana o el de una familia por 2 días.

“El foco rojo más importante sigue siendo sobre la selección de quienes reciben las transferencias. La poca información oficial sobre el “Censo del Bienestar” muestra que no fue un censo, sino una verificación de padrones de 2 programas.

El problema mayor es que la inscripción a nuevos beneficiarios se basó en el criterio discrecional de quienes aplicaron el “censo”. Esto no es buena práctica, pues no se aplicaron criterios rigurosos sobre carencias y condición socioeconómica de las personas”, advierte.