Asfixian la educación pública

Asfixian la educación pública

Por Juan Carlos Ventura Rosas

| Durante el Segundo informe que rindió el Lic. Andrés Manuel López Obrador (AMLO), aseguró que las austeridades republicanas son hechos, no palabras y que esto había generado ahorros en la administración por alrededor de 560,000 millones de pesos. Agregó que ya no hay lujos en el Gobierno y todo lo que se ahorra se destina a conseguir el bienestar del pueblo. En los hechos, AMLO se ha dedicado a realizar recortes y a cancelar programas, afectando con esto más de lo que realmente genera en beneficios, ya que esos supuestos ahorros no se ven reflejados por ningún lado en beneficio de la población mexicana durante su administración.

Con el trillado pretexto de la corrupción, están por desaparecer 109 fideicomisos destinados a la salud, cultura, deporte, ciencia y tecnología, esto con el fin de disponer de los recursos que tienen para poder usarlos en tiempos de la emergencia sanitaria por la que atraviesa el país a causa del coronavirus. Con respecto a la educación, están por cancelar 13 programas educativos ya que no vienen incluidos en el Proyecto de Presupuesto de Egresos de la Federación (PPEF) y de autorizarse este proyecto, la educación de la población vulnerable en nuestro país se verá seriamente afectada. Lo preocupante es que ni los mismos Morenista se han puesto de acuerdo a dónde se destinarán los dineros que obtengan al desaparecer los fideicomisos ni de la cancelación de los programas educativos.

Las escuelas normales del país recibirán 95% menos recurso. En el proyecto de presupuesto para 2021, la Secretaría de Hacienda prevé que la Dirección General de Educación Superior para Profesionales de la Educación (DGSPE) sufra el recorte más drástico de los últimos 16 años. Si bien había tenido una caída permanente desde el 2015, es durante la administración de AMLO donde se acentuó este recorte, pues de tener 783 millones de pesos (mdp) en 2018, pasó a 447 mdp en 2019, en el 2020 tuvo 461 mdp y en el 2021 se proyectarán 20.5 mdp. El presupuesto proyectado en el 2021 equivaldrá a entregar 229 pesos anuales a cada alumno de una escuela normal.

En México las Escuelas Normales son las encargadas de la formación de los maestros de Educación Básica. La educación normal está regulada por el Estado, de acuerdo con el artículo 3° de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, los planes y programas de la educación normal serán nacionales.    Las primeras Escuelas Normales se fundaron en México en la década de 1820 como parte del movimiento de la Escuela Mutua o lancasteriana (llamada así en honor a Joseph Lancaster y su técnica pedagógica consistía en apoyarse de los alumnos más avanzados para que enseñaran a sus compañeros), tuvieron la finalidad de formar preceptores, no maestros en el sentido moderno del término.   La segunda generación de Escuelas Normales se fundó tras la Restauración de la República, como la Benemérita y Centenaria Escuela Normal del estado de San Luis Potosí, cuya fundación fue el 4 de marzo de 1849. Muchas sólo fueron cátedras de pedagogía y formaron parte de los Institutos Científicos y Literarios que también son antecedente histórico de las Universidades Estatales.  La Tercera generación de Escuelas Normales, ya con la idea de modernizar la educación, se inició en la década de 1880, tal como sucedió en gran parte del mundo. La primera Escuela Normal de este tipo en México fue la Escuela Normal Veracruzana fundada en noviembre de 1886 por el alemán Enrique Laubsher y el suizo Enrique C. Rébsamen. La segunda Normal moderna de México fue en la Ciudad de México, fundada a principios de 1887. Ambas instituciones siguen en funcionamiento en la actualidad.

En el siglo XX se fundaron otros tipos de Escuelas Normales: las Escuelas Normales Rurales a partir de los años 1920, hoy en día existen 16 normales rurales y todas son de sostenimiento público; los Centros Regionales de Educación Normal y las Escuelas Normales Experimentales. La más reciente generación de Escuelas Normales se dedica a formar maestros indígenas, ejemplo de normales rurales son: la Escuela Normal Rural Gral. Matías Ramos Santos que se encuentra ubicada en la colonia San Marcos, Loreto, Zacatecas, y Justo Sierra en Cañada Honda, Aguascalientes.   Del total de normales que existen en México, 274 son públicas y atienden a 76.9 por ciento de la matricula nacional, mientras en 210 planteles particulares asisten 23.1 por ciento de los jóvenes que desean ser maestros.

No solo las escuelas normales se verán afectadas en el 2021, también el Consejo Nacional de Fomento Educativo (Conafe) tiene programado un recorte presupuestal de casi 700 mdp, aunque históricamente este Consejo administra poco recurso, con esta mutilación se verá aún más limitados, perjudicando a más de 390 mil niños y sus familias en localidades rurales o urbano-marginales en todas las entidades federativas. 

Conafe, nació hace 49 años en el estado de Guerrero, con 100 jóvenes que sembraron la esperanza.   Luego de ser constituido por decreto presidencial en 1971, con un presupuesto de 5 millones 900 pesos (cinco mil 900 pesos actuales) En 1973 se formó al primer equipo de instructores comunitarios  y con un presupuesto de 2 millones 200 mil pesos (dos mil 200 pesos actuales) inicia el programa “Eduque a un niño”. Para 1980 se amplía la cobertura educativa a preescolar y se dota al Consejo de responsabilidades en la difusión cultural, por lo que entra en operación la primera sala de cultura del Conafe.  Ese mismo año se abren salas de cultura, bajo la responsabilidad del Conafe,  para 300 comunidades. En 1981 se reconoce la formación de los instructores como parte del sistema y modelo educativo comunitario del Consejo. En 1982, se otorga el nivel y personalidad de institución educativa al Conafe y  se amplía su responsabilidad con tareas como la protección del patrimonio cultural y la atención a comunidades indígenas, al mismo tiempo, da lugar al programa de investigación y recopilación de tradiciones o rurales populares. Llegar a los lugares más apartados del país Conafe lo cumplió desde su inicio y en toda su historia se refleja.

El objetivo llevar y hacer llegar servicios educativos a los niños de esas comunidades con escasos servicios, caminos o comunicación.  A través de acciones como la operación del financiamiento educativo rural, en 1986 se dan a través del Conafe becas para que los niños se puedan trasladar de su comunidad. En 1992, la SEP designa a Conafe, responsable de los programas compensatorios en apoyo a las escuelas regulares. Bajo ese concepto, 26 años después, para el ciclo escolar  2018-2019, el Consejo llevó más de tres millones y medio de paquetes de útiles escolares a alumnos de educación básica a todo el país. Como parte de esos apoyos compensatorios, en 1992 se imparten los primeros seminarios y cursos de educación inicial, ahora ya como uno de los principales programas educativos del Conafe, a 28 años de comenzar, atiende a casi 800 mil mexicanos en 27 mil comunidades. Con los jóvenes voluntarios al frente de la labor educativa del Consejo, crea en 1993 el Premio Conafe como una manera de reconocer el esfuerzo de los instructores comunitarios, ahora Líderes para la Educación Comunitaria (LEC).

En 1997 aumenta la cobertura educativa y se agrega el concepto de pos-primaria para alumnos del Consejo que terminan la primaria. Ese programa de pos-primaria operó con un criterio de formación personalizada en la que se capacitaba a los egresados de primaria en oficios para su ocupación laboral, y sirvió de base para crear la estrategia educativa de Aprendizaje Basado en la Colaboración y el Diálogo ABCD, con el que opera actualmente el Consejo. Quedaba pendiente un sector de la población infantil, los migrantes. El Consejo pone en marcha la modalidad educativa intercultural para la población infantil migrante en 1998, para atender la educación de miles de niños que se trasladan de un estado a otro con sus padres, trabajadores agrícolas migrantes.  En la misma situación están los infantes que viajan con los circos, por lo que, en 1998 el Consejo firma un acuerdo con la unión nacional de empresarios y artistas de circo para llevar educación a los hijos de las familias en los circos.

De validar el PPEF la Cámara de Diputados, las escuelas normales públicas estarán destinadas a una muerte lenta al no verse fortalecidas por el recurso que nosotros como ciudadanos aportamos a través de nuestros impuestos, de igual manera Conafe. Es necesario parar este atentado a la educación pero no se logrará de manera aislada, los millones de humildes, necesitamos organizarnos, educarnos, como un solo hombre, para de esta manera ser nosotros los que decidamos la cantidad de dinero a invertir donde realmente sea necesario y no como en la actualidad que una sola persona decide.