SCJN ordena a IMSS darle antirretrovirales a paciente con VIH

SCJN ordena a IMSS darle antirretrovirales a paciente con VIH

La Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) amparó a una persona contra el Hospital Regional no. 1 del IMSS en Querétaro, tras la falta de suministro de medicamentos antirretrovirales para su tratamiento contra el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH).

El solicitante había denunciado ante otras instancias, pero un Juez de Distrito consideró que no se acreditó la omisión reclamada; por lo que la persona acudió ante la SCJN para que revisara el caso. La Suprema Corte determinó que no suministrar los medicamentos a una persona con VIH trasgrede sus derechos humanos.

Tras la resolución, la Primera Sala ordenó al Hospital, perteneciente al Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), garantizar y proveer al quejoso de sus medicamentos de forma vitalicia, sin interrupciones. El Hospital deberá entregarle los antirretrovirales que necesita, ya sean originales, o genéricos que contengan la misma efectividad.

“El Hospital General, al no haber proporcionado al quejoso su tratamiento antirretroviral sin interrupciones, trasgredió el derecho humano a la salud, en relación con la vida e integridad personal de éste, pues fue omiso en el cumplimiento de diversas garantías propias del estándar de protección del derecho humano a la salud”.

La SCJN considera que la omisión no sólo atenta contra la vida del quejoso, sino que también incumple la obligación estatal de “avanzar lo más expedita y eficaz posible hacia la realización del derecho a la salud, tomando en consideración el máximo de los recursos de que dispone”.

El Hospital Regional en Querétaro no agotó todos los recursos para garantizar el derecho a la salud del paciente; aunado a que las personas que viven con VIH/SIDA requieren una protección especial, dijo la Suprema Corte.

En caso de que el centro de salud no cuente con los antirretrovirales, deberá demostrar que realizó su mayor esfuerzo y agotó todos los recursos para intentar proveer los medicamentos al paciente.

Para finales del año pasado, el Centro Nacional para la Prevención del VIH y el sida (Censida) registró un total de 301 mil 182 personas con infección por VIH en vigilancia epidemiológica; de los cuales 59 por ciento se encontraba con vida y 36 por ciento ya habían fallecido.

El año pasado se diagnosticaron 8 mil 757 casos nuevos de infección por VIH y 5 mil 119 de sida, la mayor parte son pacientes entre 25 y 44 años. Según la institución, el VIH afecta principalmente a las poblaciones de hombres que tienen sexo con otros hombres; mujeres trans, personas que se inyectan drogas y reclusos.