2020 cerró con mayor percepción de inseguridad

2020 cerró con mayor percepción de inseguridad

Los resultados del cuarto trimestre de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU) mostraron un incremento en la percepción de inseguridad en varias ciudades del país, pero también una mejora en la visión sobre las autoridades de seguridad pública.

La ENSU, realizada por el INEGI a personas de 18 años y más, revela que en diciembre de 2020, el 68.1% de la población consideró que vivir en su ciudad es inseguro, lo cual reflejó una disminución con relación a los resultados publicados un año antes (72.9%), pero un ligero aumento al compararlos con los resultados de septiembre (67.8%).

Según los datos de la encuesta, 14 ciudades tuvieron cambios estadísticamente significativos de septiembre a diciembre. Mientras que seis de ellas vieron reducción en la inseguridad, ocho mencionaron lo contrario.

Los habitantes que consideraron que su ciudad es más insegura fueron: Fresnillo (Zacatecas); Ecatepec de Morelos (Edomex); Coatzacoalcos (Veracruz); Cancún (Quintana Roo); Cuernavaca (Morelos), y San Luis Potosí.

Por otro lado, las ciudades en donde se percibió menor inseguridad fueron San Pedro Garza García (Nuevo León), Los Cabos (Baja California Sur), Mérida (Yucatán), Saltillo (Coahuila), La Paz (Baja California), y San Nicolás de los Garza (Nuevo León).

Mujeres, las más vulnerables

La percepción de la seguridad en cuanto a género no percibió grandes modificaciones, las mujeres siguen siendo las que sienten más inseguridad.

En el cuarto trimestre del 2020, la percepción del género femenino fue de 72.6%, mientras que para los hombres fue de 62.7%.

Lo mismo sucedió con el acoso y abuso sexual, del total de entrevistados, 14.3% aseguraron haber sido víctimas de dichos actos. De esta cifra, 21.6% corresponde a mujeres y 5.7% a hombres.

A su vez, los espacios donde los participantes se sintieron más inseguros fueron, en primer lugar, los cajeros automáticos ubicados en vía pública (79.5%), el transporte público (72.9%), el banco (66.5%), e incluso las calles que normalmente transitan (61.3%).

Aunque en una escala menor, también hubo personas que se sintieron inseguras en sus lugares de trabajo (34.3%) y en sus propias casas (21.6%).

Al menos una persona en 28.1% de los hogares experimentó un robo o extorsión. Las ciudades con mayor porcentaje de hogares con este problema fueron: Iztapalapa, Atizapán de Zaragoza, Tláhuac, Cuautitlán Izcalli y La Magdalena Contreras.

Ante esto, el 60.6% de la población que percibió más inseguridad en su lugar de residencia se vio orillada a cambiar sus rutinas y hábitos. Las mayores limitaciones fueron el llevar objetos de valor, ‘caminar por los alrededores de su hogar después de las ocho de la noche’, ‘permitir que los hijos salgan de la vivienda’ y ‘visitar parientes o amigos’.

Reprueban a Policía Municipal

Por otro lado, de septiembre a diciembre de 2020, hubo un incremento en la percepción de la efectividad de la asistencia de algunas autoridades policiales. Los participantes percibieron el desempeño de estos cuerpos como “muy o algo efectivo” en sus labores para prevenir y combatir la delincuencia.

Mejoró la percepción para Marina (86.5%) y Ejército (84%). Pero hubo un decremento en la Guardia Nacional (72.7%), Policía Estatal (51.8%) y Policía Preventiva Municipal (43.6%).

También se evidenció otra cara de la moneda respecto a las autoridades de seguridad. De julio a diciembre el 12% de la población mayor de edad tuvo contacto con algún integrante del personal de dichas autoridades, a partir del cual 47.9% declaró haber sufrido un acto de corrupción.