Cepal propone crear un ingreso básico de emergencia para mujeres en AL

Cepal propone crear un ingreso básico de emergencia para mujeres en AL

Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), propuso la creación de un ingreso básico, de 120 dólares, de emergencia para las 13 millones de mujeres de la región que perdieron su empleo debido a la pandemia.

Durante su participación en el programa “Crecimiento económico con perspectiva de género”, organizado por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), la secretaria ejecutiva de la Cepal explicó que este ingreso equivaldría a una línea de pobreza (120 dólares) y serviría para ayudar a las mujeres, ante la profundización derivada de la pandemia en los nudos estructurales de la desigualdad de género, como una contundente salida de la fuerza laboral y mayor informalidad.

Señaló que la crisis por la emergencia emergencia sanitaria provocó que en la región la tasa de ocupación de las mujeres cayera más del 12% en 2020, lo que impactó en que la tasa de participación femenina, al menos en México, cayera de 44.5 % a 40.9%.

Bárcena detalló que la crisis ha impactado en sectores como el comercio, manufactura, turismo, trabajo doméstico remunerado, enseñanza y salud. En ese sentido, apuntó que la pérdida del empleo doméstico remunerado superó el 40% en 2020 y que se ha exacerbado la carga de los cuidados no remunerados para las mujeres, uno de los principales factores que le impiden sumarse al mercado laboral.

Mencionó que en 2020, las mujeres latinoamericanas dedicaron 25,7 horas semanales a trabajos no remunerados relacionados con cuidados del hogar, frente a las 19,4 horas semanales de 2019.

Respecto al sector salud, detalló que la situación de las mujeres se ha recrudecido pues aunque representan el 73.2% del empleo del sector, cuentan con salarios 21.7% inferiores, además de que una de cada cinco mujeres del ramo no está afiliada a ningún sistema de seguridad social.

Ante esto, la funcionaria urgió crear una canasta básica digital en la región para cerrar las brechas de desigualdad a más de 50 millones de hogares, lo que beneficiaría a cuatro de cada 10 mujeres latinoamericanas.

“La clave para la autonomía económica son las políticas de empleo y el cierre de la brecha digital”.