México gastó 2.9 mil mdd en importar maíz, trigo, frijol y huevo en cinco meses, un 51% más que en 2020

México gastó 2.9 mil mdd en importar maíz, trigo, frijol y huevo en cinco meses, un 51% más que en 2020

De acuerdo con las cifras de la balanza de pagos de los productos agropecuariosMéxicogastó en importaciones de maíztrigofrijol y huevo, 2 mil 915 millones de dólares (mdd), entre enero a mayo de este año, lo que significó un incremento del 51.3%, respecto al mismo lapso de 2019.

La cifra total pagada por las importaciones de estos cuatro productos es un máximo histórico, según cifras de la base de datos del Banco de México, que datan desde 1993.

El mayor pago se hizo por las importaciones de maíz, que en los primeros cinco meses del año arrojaron un saldo de 2 mil 48.3 mdd, 65% más que los mil 242.4 mdd del mismo lapso de 2019.

Se debe destacar que por el grano amarillo, sólo en mayo, se destinaron 505 millones 721 mil dólares para su importación, que es el mayor monto mensual que se ha pagado por un producto agroalimentario, según muestran los registros gubernamentales.

En segundo lugar, por el trigo en los primeros cinco meses del año se desembolsó la suma de 652.4 mdd, lo que significó un incremento de 33.3% respecto a lo pagado el año pasado en el mismo lapso.

El que tuvo el mayor incremento porcentual fue el frijol, con un 142.2% más en comparación con los cinco meses de 2019, aunque su monto no fue tan espectacular como el maíz, ya que sólo se pagó 109.4 mdd.

Por la importación de huevo, durante los primeros cinco meses del año, se tuvo que pagar un 23% más que en igual intervalo de un año atrás, lo que significó desembolsar 105 mdd.

Estos cuatro productos son de los más consumidos dentro de la canasta básica del país, y han sido de los que han presentado una mayor volatilidad en sus precios y han aportado a las presiones inflacionarias recientemente.

Cabe mencionar que los precios internos han sido influidos por el alza de los importes internacionales y por la fuerte sequía que ha perjudicado los cultivos en México, lo que ha provocado una menor oferta para los consumidores y mayores costos para los productores.