Gobiernos de Puebla y Veracruz rebasados por huracán ‘Grace’

Gobiernos de Puebla y Veracruz rebasados por huracán ‘Grace’

Los gobiernos de Veracruz y Puebla encabezados por los morenistas Cuitláhuac García y Miguel Barbosa Huerta respectivamente quedaron rebasados tras el paso del huracán Grace. Hasta el momento, se desconoce el total de damnificados, mismos que hasta ahora, no han recibido apoyos. 

 El presidente Andrés Manuel López Obrador se encuentra en Veracruz para presentar este miércoles un plan de acción para atender a los damnificados. El plan llega tardío, es decir, después de cinco días de que tocó tierras veracruzanas. 

En este sentido, damnificados de ambas entidades, solicitaron urgentemente la atención por parte de los gobiernos estatales y federales, pues en el caso, del campo, se perdieron cientos de cultivos, como maíz, cítricos y platanales. Además, aun no se reestablece la energía eléctrica en decenas de municipios. 

Los alcaldes de los municipios afectados denunciaron que requieren argumentante apoyos. Por ejemplo, Juan Antonio Aguilar, alcalde de Tuxpan Veracruz dio a conocer que con recursos propios entregó despensas en las diversas comunidades, ya que “únicamente el municipio es quien está haciendo frente, esperemos que no tarde mucho el apoyo del gobierno estatal y federal”, señaló. 

El gobernador de Veracruz, Cuitláhuac García, informó que el paso de huracán Grace dejó ocho personas muertas y se reportan tres personas más desaparecidas.

Son seis de las víctimas pertenecían a una misma familia, mientras que una niña también murió luego de deslizamientos de lodo en la capital del estado, Xalapa. En tanto, un adulto perdió la vida en Poza Rica, más al norte, tras el desprendimiento de un techo.

Mientras, en Puebla, el número de muertos por el paso del huracán Grace subió a 5 además de que se reportan daños en más de 20 mil viviendas de 28 municipios.

La secretaria de Gobernación, Ana Lucia Hill Mayoral, informó que una mujer murió de un paro cardiaco y un hombre falleció al caerle en la cabeza una laja de su vivienda. Ambos casos ocurrieron en Olintla.