Líderes mundiales participan en la Asamblea General de la ONU en medio de tensiones diplomáticas

Líderes mundiales participan en la Asamblea General de la ONU en medio de tensiones diplomáticas

En persona y a distancia, los líderes mundiales regresan este martes a la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) por primera vez en dos años, con una agenda repleta de crisis diplomáticas y la sanitaria, marcada por la pandemia de Covid-19.

Otros problemas urgentes incluyen el aumento de las tensiones entre Estados Unidos y China, el futuro de Afganistán bajo el nuevo gobierno de los talibanes y los conflictos en curso en YemenSiria y Etiopía. La reunión se realizará desde hoy y hasta el 27 de septiembre.

El año pasado, ningún líder acudió a las oficinas de la ONU por el coronavirus, por lo que todas las direcciones de los líderes fueron pregrabadas, aunque hablaron algunos embajadores residentes. 

Este año, la Asamblea General ofreció a los líderes una opción: venir a Nueva York, sede de la ONU, o permanecer en línea. Más de 100 gobernantes decidieron presentarse en el salón de la Asamblea General.

“Estoy aquí para hacer sonar la alarma. El mundo debe despertar”, dijo el secretario general de la ONUAntonio Guterres, en sus primeras palabras tras convocar la reunión.

Por tradición, el primer país en hablar es Brasil, cuyo presidente, Jair Bolsonaro, no está vacunado. Reiteró el jueves pasado que no planea recibir la vacuna contra la Covid-19 en el corto plazo, justificando que tiene un alto nivel de anticuerpos luego de haber dado positivo al virus.

Un tema clave antes de esta reunión ha sido los requisitos de entrada para los líderes que quieran ir a Estados Unidos y a la propia sede de la ONU. Se requiere una vacuna o una prueba reciente de Covid-19, y la ONU operará con un sistema de honor en el que cualquier persona que ingrese al complejo certifica que no tiene síntomas y no ha dado positivo en los últimos 10 días.

Se espera que los tres oradores más seguidos esta mañana sean el presidente de los Estados UnidosJoe Biden, quien compareció en la ONU por primera vez; el presidente chino, Xi Jinping, quien en un movimiento sorpresa dará una dirección en video; y el presidente de Irán, recientemente elegido, Ebrahim Raisi.

Antes de la apertura del de la Asamblea General, Antonio Guterres advirtió que el mundo podría sumergirse en una nueva y probablemente más peligrosa Guerra Fría a menos que Estados Unidos y China reparen su relación “totalmente disfuncional”.

El jefe de la ONU dijo en una entrevista este fin de semana con The Associated Press que ambos países deberían cooperar en la crisis climática y negociar sobre comercio y tecnología porque “desafortunadamente, hoy solo tenemos confrontación”, incluyendo problemas de derechos humanos y geoestratégicos en el Mar de China Meridional.

Estaba previsto que el discurso de China sería pronunciado el viernes por un viceprimer ministro. Pero la ONU confirmó el lunes que el presidente Xi Jinping dará el discurso en su lugar. Cualquier comentario sobre la rivalidad de Estados Unidos seguramente serán observados y analizados de cerca: la presencia de China en el mundo y su relación conEstados Unidos afectan a casi todos los rincones del planeta.

Otros líderes programados para hablar en persona durante la reunión incluyen a los dirigentes de JordaniaVenezuela y los primeros ministros de JapónIndia y Reino Unido.

Se suponía que el presidente francés, Emmanuel Macron, entregaría una declaración pregrabada el martes, pero el gobierno dijo que el ministro de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, dará el discurso del país hasta el último día de la Asamblea General de la ONU.

Francia y China han reaccionado con enojo al anuncio sorpresa de Biden tras un acuerdo para proporcionar a Australia al menos ocho submarinos de propulsión nuclear. Australia había firmado un contrato por valor de al menos 66 mil millones de dólares para una docena de submarinos eléctricos y diésel convencionales franceses y su construcción ya estaba en marcha.