Damnificados de Tula recibirán 1, 200 pesos por afectaciones; Tlalnepantla entrega 5 mil

Damnificados de Tula recibirán 1, 200 pesos por afectaciones; Tlalnepantla entrega 5 mil

Los damnificados por las inundaciones en Tula, Hidalgo, recibirán 1,000 pesos para la compra de enseres y los afectados por los deslaves en el cerro de Chiquihuite de Tlalnepantla, Estado de México, recibieron un apoyo de 5,000 pesos para el pago de una renta.

El cabildo de Tula aprobó este sábado  la creación de un fondo de más de 2.2 millones de pesos los damnificados, que según su sondeo asciende a 2,200 personas.

 A este monto se suman, los 600,000 pesos que donarán los integrantes del Cabildo.

Sería entonces poco más de 1,200 pesos los que recibiría de apoyo cada uno de los damnificados en Tula para la compra de los enseres que perdieron en pasados días cuando el agua de lluvia cubrió sus casas y los obligó a abandonarlas y que dejaron al menos 14 personas muertas.

La bolsa se podría incrementar si avanza la propuesta de que los directores donen también parte de su sueldo.

También este sábado, el presidente municipal de Tlalneplantla, Raciel Pérez Cruz. encabezó la entrega del primero de tres apoyos de 5,000 pesos a 286 familias que resultaron afectadas por el desprendimiento de rocas en la colonia Lázaro Cárdenas Segunda Sección, para que puedan cubrir el pago de la renta de una vivienda.

El edil explicó que este apoyo es de parte del gobierno municipal e independiente al que proporcionarán los gobiernos estatal y federal. 

El mandatario local morenista indicó que con la Declaratoria de Emergencia Extraordinaria por parte del gobierno federal se realizarán los estudios técnicos para determinar las zonas de mayor riesgo y se destinarán recursos federales para apoyar a las familias afectadas que tendrán que ser reubicadas.

Raciel Pérez informó que con el apoyo de diversas dependencias municipales, estatales y federales continúan los trabajos de estabilización. Hasta el momento se han introducido mil 600 toneladas de materiales para reducir el riesgo de un desplazamiento ante algún movimiento telúrico o lluvias intensas, como el que cubrió una familia cuyos cuerpos fueron rescatados en días pasados.