Francia veta el lenguaje inclusivo en escuelas por considerarlo un ‘obstáculo’ para el aprendizaje

Francia veta el lenguaje inclusivo en escuelas por considerarlo un ‘obstáculo’ para el aprendizaje

El ministro de Educación Nacional, Juventud y Deportes en Francia, Jean-Michel Blanquer, vetó el lenguaje inclusivo en las escuelas al considerarlo un obstáculo para el aprendizaje de los alumnos.

En el texto Normas de feminización en actos administrativos del Ministerio de Educación Nacional, Juventud y Deporte y prácticas docentes, la autoridad francesa sostuvo que se debe avanzar en el tema de la igualdad entre niñas y niños mediante un plan que combata la violencia por género y por sexualidad, pero rechazó al lenguaje inclusivo como parte de dicho cambio.

“Debe evitarse el recurso a la denominada escritura ‘inclusiva’, que utiliza notablemente el punto medio para revelar simultáneamente las formas femenina y masculina de una palabra usada en forma masculina cuando se usa en un sentido genérico”, dijo el ministro de educación.

Agregó: “esta escritura, que se traduce en la fragmentación de palabras y acuerdos, constituye un obstáculo para la lectura y comprensión de la palabra escrita”.

Además, aseguró que el lenguaje inclusivo es aún más inoportuno cuando obstaculiza los esfuerzos de estudiantes con discapacidades de aprendizaje.

Sin embargo, Jean-Michel Blanquer insistió en que sí se debe promocionar el uso de la feminización de las palabras en algunas funciones, pero respetando las reglas gramaticales del francés.

Al respecto, el ministro de educación recomendó, en primer lugar, evitar recurrir a la escritura inclusiva que utiliza de manera simultánea la forma femenina más la masculina de una palabra. Un ejemplo es “hombres y mujeres”.

Por otro lado, también dijo que como alternativa a la inclusión de niñas y niños en el lenguaje, se puede utilizar la feminización de las palabras en oficios y funciones en la elección de ejemplos en la enseñanza. Por ejemplo, usar el femenino “maestras” en lugar de “maestros”.

“Nuestro idioma es un tesoro precioso que queremos compartir con todos nuestros alumnos, en su belleza y fluidez, sin reyertas y sin instrumentalización”, se puede leer en el comunicado del ministro de educación francés.