Aumenta más de 10% presupuesto de Universidades del Bienestar… pero no llegan ni al 15% de su matrícula estudiantil

Aumenta más de 10% presupuesto de Universidades del Bienestar… pero no llegan ni al 15% de su matrícula estudiantil

Aun cuando las Universidades del Bienestar no han consolidado su matrícula estudiantil, pues en tres años de gobierno apenas cuentan con 10.9% del número de estudiantes que tiene como objetivo el programa, su presupuesto para 2022 se incrementó en 10.3%.

De acuerdo con cifras del Presupuesto 2021, el año pasado el programa recibió 987 millones 400 mil pesos, y para 2022 recibirá mil 89 millones, es decir, 102 millones 447 mil 54 pesos más. En 2020 recibieron mil millones.

Una revisión de las últimas cifras de estudiantes inscritos en las diversas sedes, disponible en el sitio web de las Universidades del Bienestar Benito Juárez arroja que de los 256 mil estudiantes que se proponen atender en las 140 sedes, apenas se cuenta con 28 mil 87 inscritos.

Esto significa que cada sede tiene en promedio 200 estudiantes. Por el presupuesto asignado, se ejercen más 35 mil pesos anuales por estudiante. A ello, hay que agregar que hay carreras que no generan gran interés , como la Ingeniería en Procesos Agroalimentarios, que tiene una sede con apenas 13 estudiantes.

Esto, luego de una ligera mejoría, ya que en 2020, coincidente con la pandemia, los estudiantes se redujeron a poco más de 15 mil. Sin embargo, esta mejoría no llevó a las cifras de cuando se inició el programa: 39 mil 170 estudiantes durante 2019. Esto último, según el Primer Informe de Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Existe una gran irregularidad en los criterios, puesto que existen sedes donde una licenciatura es cubierta por apenas cuatro docentes (como en Calakmul, Campeche), mientras que en otras sedes, como la de la Alcaldía Cuauhtémoc, hay 16 docentes.

De acuerdo con declaraciones que el académico Carlos Ornelas hizo a El Universal, la matrícula de las UBBJ “no crece, ni crecerá, porque los jóvenes buscan carreras más rentables a futuro” puesto que las personas de origen humildes “también son aspiracionistas”.

Agregó que no solo se trata de cuántos se inscriben, sino de cuántos terminan la carrera.

Una revisión hecha por etcétera de los diversos documentos disponibles arrojó datos interesantes.

1.- Hay sólo 10 sedes que tienen más de 500 alumnos. De éstas, tres se encuentran en la Ciudad de México, en Tlalpan, Cuauhtémoc y Azcapotzalco. Ofrecen respectivamente las carreras de Medicina, Derecho y Contabilidad. Tienen respectivamente 705, 900 y 700 alumnos.

2.- Hay solo una sede con 1000 alumnos y se encuentra en Guerrero. También se ofrece la carrera de Medicina. El nombre de la carrera es Medicina Integral y Salud Comunitaria.

3.- Hay 14 sedes con menos de 50 estudiantes. La que menos tiene es Yahualica, Hidalgo, con 13 estudiantes, según datos de hace varios meses. Ofrece la carrera de Ingeniería en Procesos Alimentarios. Le sigue la sede de Ocotepec, Chiapas, con 20 estudiantes, que ofrece la carrera de Veterinaria.

4.- Hay 30 sedes con menos de 100 alumnos. Entre ellas se encuentran dos de la CDMX: Tláhuac y Magdalena Contreras. Ofrecen respectivamente las carreras de Ingeniería Electromecánica e Ingeniería Agroforestal. De este grupo, la que menos tiene es la de Juchitepec México, con 40 estudiantes, que ofrece la carrera de Ingeniería en Procesos Agroalimentarios.

Además, hay sedes que aún se encuentran en proceso de construcción, de acuerdo a datos del propio programa. Algunas funcionan en “sedes alternas”. En muchas de ellas existe presupuesto sin ejercer.

El programa ofrece carreras como Licenciatura en Patrimonio Histórico, Cultural y Natural y Licenciatura en Formación Docente en Educación Básica: Patrimonio Histórico y Cultural de México. También hay una Ingeniería en Procesos Petroleros, que se ofrece en una única sede en Poza Rica, Veracruz.

El plan de estudios de la Licenciatura en Formación Docente en Educación Básica: Patrimonio Histórico y Cultural de México contiene asignaturas como “Saberes, ritualidad y tradiciones comunitarias”, “Reforma agraria y educación socialista”, y “Comunicación experiencial en lengua originaria”.

La carrera en Acuacultura y Piscicultura tiene la materia “Sistematización y análisis de información para la formulación de iniciativas agroalimentarias orientadas al bienestar” y “Movimientos sociales, organizaciones e instituciones locales”.

Algo a destacar es que cada sede ofrece una única carrera, por lo que difícilmente podrían llamarse “universidades”.