Protocolos de protección civil.

Protocolos de protección civil.

En caso de que se presente alguna situación que te ponga en riesgo a ti y tu familia, debes estar preparado para actuar.

 

En caso de sismo:

Si escuchas la alerta sísmica, cuentas con segundos de ventaja, ubícate en una zona de menor riesgo.

Es importante mantener la calma, ya que puede ocurrir un accidente.

Aléjate de ventanas o muebles que pudieran caer.

Una vez perceptible el movimiento telúrico, no hagas uso de las escaleras ni del elevador.

 

En caso de lluvias o inundación:

Ten a la mano los documentos importantes en una bolsa hermética.

En caso de que el agua se introduzca en tu domicilio, desconecta la energía eléctrica.

Si existe un alertamiento de inundación o deslave, evacua dando mayor atención a grupos vulnerables, a niños, personas con discapacidad y adultos mayores.

 

En caso de caída de ceniza de volcán:

Si es necesario salir a la intemperie, protege ojos, nariz y boca.

Utiliza cubrebocas, lentes o googles. La ceniza puede provocar afectaciones a la salud.

No hagas ejercicio al aire libre.

Tapa los tinacos, cisternas y depósitos de agua para evitar que se contaminen.

No dejes a la intemperie alimentos, ni de consumo humano, ni para los animales.

Jamás arrojes agua a la ceniza, ésta se endurece y tapa el drenaje, sólo bárrela y deposítala en bolsas separada de la demás basura.

Mantente al pendiente de las indicaciones de las autoridades.

 

En caso de incendio:

Si se puede apagar el conato de incendio, realízalo con precaución en lo que otro miembro de la familia llama a los servicios de emergencia. En caso de no poder controlarlo, evacúen el lugar conforme a lo planeado.

El responsable de cortar el suministro de energía eléctrica y de gas lo hará, siempre y cuando no corra peligro.

 

En caso de viento fuerte:

Conduce con precaución, ya que se pueden hallar restos de árboles u objetos arrastrados o derribados por ráfagas de viento.

Apártate de lugares próximos a muros, árboles, cables de luz y espectaculares en visible riesgo de caer.

Guarda o retira objetos del exterior que puedan caer por el viento: macetas, lonas, lámina o cables, etc.

Cierra puertas y ventanas.

No subir a andamios, azoteas ni cornisas.

No hacer ejercicio en zonas arboladas.

 

Seguridad para Personas con Discapacidad:

Cuando se presenta un sismo, incendio, inundación o cualquier otra emergencia se debe de garantizar que puedan resguardarse o autoprotegerse en un lugar denominado zona de menor riesgo.

De acuerdo a las limitaciones funcionales y si no hay mesa o escritorio para protegerse, junte sus brazos y piernas al cuerpo, agáchese y de ser posible póngase en posición fetal.

Diríjase a la zona de menor riesgo, arrástrese para proteger órganos vitales del cuerpo, cabeza y el cuello con las manos, en función de su discapacidad.