El nombre de Manuel Hernández sonaba en toda la Sierra Norte de Puebla

El nombre de Manuel Hernández sonaba en toda la Sierra Norte de Puebla
  • A ocho meses del asesinato de Manuel Hernández Pasión no hay justicia en Puebla

Ciudad de México.- Ayer domingo 10 de junio se cumplieron ocho meses del asesinato político de Manuel Hernández Pasión, presidente municipal de Huitzilan de Serdán y la Fiscalía y el Gobierno del estado de Puebla no han hecho justicia a tan artero y violento crimen político, a pesar de que las investigaciones apuntan a que entre los autores intelectuales se encuentran Guillermo Lobato Toral, alcalde de Zacapoaxtla y Alonso Aco Cortés.

Hace unos días, en Tecomatlán, Puebla, se realizó un homenaje a Hernández Pasión con motivo del día de los “Mártires Antorchistas”; en el evento se dijo que “como nunca antes, desde que Antorcha llegó a Huitzilan de Serdán, el nombre del presidente municipal sonaba por todos lados, más allá de su municipio y en todas partes se le reconocía como un presidente extraordinario.

Se recordó que la gente lo seguía, lo buscaba, le confiaba sus problemas y pensaba que siguiendo el ejemplo de Manuel, sus pueblos también se levantarían como se había levantado Huitzilan de Serdán por el camino del progreso y bienestar. “La labor de Manuel Hernández fue extraordinaria en toda la Sierra Norte y su muerte violenta, fue por el éxito que tenía como presidente municipal pero sobre todo como líder del antorchismo de la Sierra Norte.

“Manuel Hernández fue un presidente municipal excepcional porque reunía características muy difíciles de reunir en estos tiempos… Manuel era un verdadero indígena que nació en Huitzilan, era un náhuatl parlante, hablaba el náhuatl como su lengua madre y había aprendido hablar bien el español con el que se comunicaba perfectamente con sus paisanos”, dijo Aquiles Córdova Morán en su discurso del día de los “Mártires Antorchistas”.

Tras rendirle un homenaje especial se dijo que el asesinato del alcalde fue porque el antorchismo estaba creciendo en la Sierra Norte de manera acelerada y era gracias a la labor, inteligencia y resultados que presentaba; por eso lo mataron.  “Manuel no tenía enemigos, él se dedicaba a la difícil labor de gobernar a su pueblo y la única explicación para su muerte es el éxito que tenía como presidente municipal pero sobre todo como líder del antorchismo de la Sierra Norte.

A ocho meses del crimen político, el Movimiento Antorchista Nacional y poblano nuevamente exigen a la Fiscalía y al Gobierno del estado de Puebla que se haga justicia y se castigue a los autores intelectuales de este crimen que se cometió contra un hombre que sólo trabajaba por el bienestar de su pueblo y de la zona norte del Estado.

El gobernador José Antonio Gali Fayad y el Fiscal Víctor Carrancá deben castigar a los culpables de ese asesinato político y las investigaciones apuntan que los autores intelectuales del crimen son Guillermo Lobato Toral, alcalde de Zacapoaxtla y Alonso Aco Cortés.