¡Adiós al Fuero! y la víspera de un debate, sin debate

¡Adiós al Fuero! y la víspera de un debate, sin debate
ESTÉNTOR POLÍTICO
Por: Miguel Ángel Casique
Este jueves en San Lázaro se avaló quitar el fuero a Presidente y servidores públicos, de manera unánime y por la vía rápida, aprobaron la eliminación del fuero para todos los servidores públicos, en el que se incluye el presidente de la República, fueron 370 votos a favor para reformar la Carta Magna y ya se envió la propuesta al Senado para su análisis.
Por lo pronto Marko Cortés, presidente de la Junta de Coordinación Política se adjudicó el éxito y dijo que fue su candidato presidencial, Ricardo Anaya, quien presentó la propuesta a nombre de Acción Nacional; pero lo cierto es que fue una iniciativa de José Antonio Meade del pasado 23 de marzo.  Así que sólo queda el análisis en el Senado y ¡Adiós Fuero!; y mientras tanto, todos somos inocentes hasta que se nos compruebe lo contrario.
¿Qué habrá el domingo en el debate? Un poco ha cambiado el formato, ahora los moderadores podrán estar más en el juego y tienen la posibilidad de hacer preguntas y exigirán que los candidatos las respondan y sean concretas.  Hasta donde vamos, las grandes acusaciones han sido; de lavado de dinero, uno, otro seguirá siendo el mesías con toque de dictador y otro será el que continúe con el viejo sistema; al inicio pensábamos que sólo estaría Margarita como independiente, hoy sabemos que serán dos, ellos ayudarán a uno a otro candidato para perder o para ganar.
¿Un debate de espectáculo?, ¿un debate serio? o ¿un debate que no abonará nada en las tendencias de cada candidato?. Quizá, lo más seguro, es que la tendencia se mueva muy poco y el lunes por la mañana veamos que todos digan «Yo gané»…, «Seguimos arriba»… etc., pero decir eso será muy prematuro aún. La demagogia de López Obrador sigue; Anaya continúa diciendo que ya son dos los punteros y un José Antonio Meade que se ve sereno con sus propuestas, pero que  es vox populi, que el enemigo lo tiene en casa, algunos analistas dicen que en su mismo equipo de campaña.
Lo que si es cierto es que en estas elecciones, pero es pan  ya de todos los días, la clase política está muy desprestigiada y los ciudadanos ya no creen en ella; gobiernos van, gobiernos vienen y las cosas en México siguen igual; más pobreza, más inseguridad, más corrupción y más promesas en tiempos electorales.
Aún así, este domingo, los mexicanos van a esperar que como por arte de magia o por un milagro algún candidato haga propuestas que valgan la pena, alguien que se asome, aunque sea por encimita, de los problemas que el modelo neoliberal está trayendo; alguien que vea que México aún se puede rescatar y que para eso no es necesario destruir lo que ya existe como quiere hacer el morenista con las reformas educativas o con la construcción del Nuevo Aeropuerto; si solo hubiera un poquito de continuidad en las cosas positivas que algunos gobiernos hacen, quizá poco a poco comenzaríamos a tener algunos cambios. Las propuestas serias y que vayan a fondo pueden venir del candidato tricolor, ojalá así sea para el bien de todos los mexicanos.
Pero si tampoco hubiera propuestas solo nos habrá quedado el espectáculo y hay que esperar que al menos lo ataques contra cada uno sean bien probados. Pero todo parece indicar que este domingo del debate no habrá gran cosa; veremos qué sucede en el segundo round de mayo.
El clímax no político…
En la capital poblana, el 47.6 por ciento de sus habitantes no posee el ingreso suficiente para adquirir en su totalidad una canasta básica alimenticia, lo que representa que 750 mil 230 poblanos no les alcanza para adquirir los productos necesarios, esto de acuerdo con el costo actual de los productos en marzo del presente.
Tan solo en marzo, Puebla capital se colocó como la ciudad número 27 con la canasta básica alimentaria más cara del país, teniendo un costo parecido a los precios que se presentaron a nivel nacional de los insumos. El costo de la canasta básica alimentaria tiende a crecer mucho más que la inflación, lo cual afecta a la economía de los poblanos, como en el 2017 cuando el costo de la canasta se incrementó en Puebla un 18 por ciento, mientras que la inflación subió 6.5 puntos. Por el momento, querido lector, es todo.
Envía tus comentarios o sugerencia a Esténtor Político en mcasiquem@gmail.com o en twitter @MCasiqueOlivos y Facebook: /MCasiqueOlivos