En el primer debate, López Obrador no respondió a expectativa; abre puerta al avance de Anaya y Meade

En el primer debate, López Obrador no respondió a expectativa; abre puerta al avance de Anaya y Meade

ESTÉNTOR POLÍTICO
Por: Miguel Ángel Casique

El primer debate transcurrió a partir de las 8 de la noche de este domingo 22 de abril; ahí estuvieron los cinco candidatos a la presidencia de México, Ricardo Anaya, José Antonio Meade, Andrés Manuel López Obrador, Jaime Rodríguez Calderón y Margarita Zavala y, parece, -en ese orden-, fue como quedó la calificación en el debate, pues López Obrador no sólo no respondió a los otros cuatro candidatos, sino que no respondió al debate y no respondió a la expectativa de sus seguidores; se vio un Obrador preocupado, nervioso y eso no le ayudó en nada para contestar y reforzar sus «promesas» demagógicas hacia los mexicanos.

Ya a estas horas se comenta mucho sobre el ejercicio de anoche; se habla de que las mejores propuestas fueron las de José Antonio Meade, una encuesta del diario 24 horas, dice que el candidato tricolor ganó, aunque se vio con más intención de seguir avanzando a Ricardo Anaya. López Obrador salió rasguñado, según «analistas» y no pierde pero la opinión de los mexicanos cuenta más; de los otros contendientes se puede decir que sólo eran jugadores que estaban en la banca y que entraron para jugar un rato en el partido electoral, sin que se queden con el triunfo final.

La sede fue el Palacio de Minería y ahí los aspirantes presentaron propuestas sobre tres rubros: uno, Seguridad Pública y Violencia; dos, Combate a la corrupción e Impunidad y tres, Democracia y Pluralismo; temas que durante dos horas fueron respondidos en dos esquemas, uno de ataque al contrincante y el otro de hacer propuestas; los moderadores fueron los periodistas Denis Maerker, Azucena Uresti y Sergio Sarmiento.

Durante la primera hora, antes de la «pelea» Meade-Anaya, Obrador se sintió acorralado, se le vio preocupado, con un rostro no de confianza y sin saber qué hacer, de alguna manera sabía que era mejor tener esa postura a discutir más, pero aún cree y piensa que el que esté arriba en las encuestas le ayudará para siempre, la percepción, con base real en los mexicanos es otra. Ricardo Anaya y Meade aprovecharon más el debate y ambos trataron de ganarlo, al menos así pareció durante la primera hora con 15 minutos, antes de que se comenzaran “pelear”, que desde el punto de vista de Esténtor, estaba planeado así.

López Obrador no iba a pelear y se dirigía exclusivamente a sus seguidores para que no lo abandonen el 1 de julio, seguramente el resultado final se verá conforme avancen los días, en las encuestas y lo que los mexicanos analicen y concluyan, pero no hay ninguna duda de que sí saldrá perjudicado al no responder en el debate, pues todo lo que ayer dijo fue una mera repetición demagógica con una dosis alta de deshonestidad y soberbia (como le dijo el Bronco) pues no respondió a fondo, ningún cuestionamiento que le hicieron.

En “Seguridad Pública y Violencia”, y a pregunta expresa de qué medidas se tomarían si llegan a ser Presidente de la República para combatir la violencia esto dijeron: el Bronco, quien abrió el debate, dijo habrá una policía cibernética, cambiará el sistema y contratar a los mejores en el tema. Obrador que tuvo éxito cuando fue Jefe de Gobierno y mostró datos a su favor que luego Anaya desmintió, también dijo que convocará a expertos para elaborar un plan y definir cómo se llevará a cabo una Amnistía y criticó que ni el PRI ni el PAN han hecho algo que funcione para atacar la inseguridad.

Ricardo Anaya dijo México va a cambiar porque el PRI ya se va y que perdonar a los delincuentes no es la solución y señaló que el 2017 ha sido el año más violento de la historia; hay que enfrentar el problema con estrategia, desmantelar a las organizaciones criminales y buscar un fiscal autónomo que no se imponga. Meade enfatizó que lo más importante para él es la seguridad de los mexicanos y que mientras haya impunidad no puede haber seguridad; ahí mencionó que a los 100 días de gobierno propondrá un Código Penal único para que los delitos se castiguen en todo el país; una agencia de investigación especializada y cuadruplicar la investigación del estado.

En el segundo bloque de “Combate a la corrupción e Impunidad”, Meade dijo que es honesto y que en su gobierno no habrá “Estafa Maestra”, ni ligas, ni moches, y que habrá presidente sin fuero y Ministerio Público autónomo. El Bronco quiere aquí un fiscal autónomo pero electo por los ciudadanos y que no lo defina un partido y salió con su «mocharle la mano al que robe» muy exitoso, por cierto, ya en redes sociales, nada más. Obrador volvió a decir que acabará con la corrupción y señaló que México es trabajador y honesto y que va a regenerar la vida pública. Gobernar con el ejemplo (sic), “si el presidente es corrupto todos serán corruptos” y quitaremos privilegios. Anaya criticó a Obrador cuando fue jefe de gobierno y le reclamó la conducta de corrupción de René Bejarano y Carlos Imaz. En esta parte el Bronco cuestionó a Obrador de por qué ofrece algo que aún no es suyo en clara referencia a que ya el tabasqueño ofreció el avión presidencial a Trump. Anaya hará dijo un fiscal independiente y no a modo. En este bloque salió a relucir el tema de Odebrecht.

Y en el tercer bloque “Democracia y Pluralismo”, Margarita dijo que en su gobierno nadie se quedará atrás y que se necesita la participación de todos. Propuso un observatorio ciudadano que revise cada una de sus propuestas. Meade dijo que las propuestas se convertiría en un programa de gobierno que a su vez se verá en un plan de desarrollo que será aprobado por el Congreso y planteó escuelas de tiempo completo y seguro social para las trabajadoras del hogar. El Bronco mejor dijo que está consultando a los ciudadanos para realizar sus propuestas y llamó a que la raza le marque o le escriba por Whatsap para que le digan qué es lo que tiene que hacer en su gobierno y que si no cumple renunciará. Anaya habló de un mecanismo para cumplir promesas y sanción por si no cumple y que estará abierto a revocación de mandato siempre y cuando esté legislado, tema que luego fue abordado por Obrador y que se colocó en agenda durante unos minutos del debate. Obrador aquí sólo se limitó a decir “tengo principios e ideales, no soy ambicioso vulgar y no lucho por cargos, pero el mismo moderador, Sergio Sarmiento le dijo que si competir ya tres veces por la presidencia de la República no es luchar por cargos; Obrador no contestó más.

Al final los participantes del debate dijeron: El Bronco: hay que sacar a los partidos políticos que son el cáncer de México. Con eso México será grandioso. Zavala: tengo valores como la libertad, honestidad y justicia. No te conformes con el menos malo, no te conformes con votar. Ricardo Anaya: y la coalición de él, dijo, es la que puede ganar a López Obrador. Hay que construir un México con bienestar. Andrés Manuel López Obrador: Habla de la cuarta transformación y que será para bien de los mexicanos, un gobierno que represente a pobres, otra vez «sic» y Meade dijo: soy mexicano honesto, preparado y quiero hacer equipo contigo, creo en un México unido, prospero, que avanza y que se convierte en potencia. “Vamos por México.”

El debate de ayer puede quedar así y comenzar a cambiar alguna percepción de la ciudadanía: El Bronco sabe que no ganará la presidencia y le va bien; Obrador pierde oportunidad para reafirmar su delantera, no cumplió expectativa y comienza su caída de puntero en las encuestas; Ricardo Anaya sube y quizá sea el ganador del debate o al menos se pelea el triunfo con José Antonio Meade y, finalmente Margarita, al igual que el Bronco, sabe que no ganará las elecciones, pero en el debate sube un poco su presencia.

En Esténtor del viernes fue claro al decir, «los mexicanos van a esperar que como por arte de magia o por un milagro algún candidato haga propuestas que valgan la pena, alguien que se asome, aunque sea por encimita, de los problemas que el modelo neoliberal está trayendo». Ayer vimos nula profundidad en las propuestas de cómo atacar verdaderamente las problemáticas como la pobreza, la corrupción y la inseguridad. En el debate hubo pocas propuestas y sin ir al fondo, la oportunidad la tenían y se les fue a todos. En el primer debate comienza la caída de Obrador y avanzan Meade y Anaya, los otros dos están haciendo bien su papel.

El clímax no político…

Es necesaria otra forma de gobernar y debe ser el pueblo de la mano del Movimiento Antorchista, dijo ayer ante 30 mil quintanarroenses, Aquiles Córdova Morán, líder de esa organización, la más grande y mejor estructura de México. Ahí señaló que debido a que la pobreza crece rápidamente en el país y que es consecuencia del fracaso del modelo económico.

En un evento para festejar 18 años trabajo en ese estado sureño, el líder social explicó las razones que llevan a que cientos de familias vivan en precarias condiciones, desempleo, migración, malos servicios de salud y educación, y todos son consecuencia de la pobreza, por lo que su verdadera solución requiere un combate efectivo contra la mala distribución de la riqueza y su manifestación, que es la pobreza. Nos comentan los asistentes que se dijo que la clase trabajadora se encuentra desamparada y organizaciones sociales que debían defenderla la han abandonado, quedando solamente en manos de los partidos, los cuales se han convertido en reducto de trapecistas que sólo la usan para saltar de un lado a otro y esto lo pudimos comprobar hace unas horas en el primer debate presidencia. Por el momento, querido lector, es todo.

Envía tus comentarios o sugerencia a Esténtor Político en mcasiquem@gmail.com o en twitter @MCasiqueOlivos y Facebook: /MCasiqueOlivos