‘La Patrona’, operadora de ‘El Chapo’, se declara culpable

‘La Patrona’, operadora de ‘El Chapo’, se declara culpable

Una de las operadoras de más alto rango del jefe del cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán, se declaró culpable el miércoles en un tribunal federal de Chicago, por supervisar la distribución masiva de narcóticos a Estados Unidos y ayudar a lavar millones de dólares en ganancias.
Guadalupe Fernández Valencia, de 59 años, podría enfrentar cadena perpetua luego de declararse culpable de un cargo por narcotráfico y conspiración de lavado de dinero.

Sin embargo, en un acuerdo de 25 páginas presentado ante el tribunal, los fiscales dijeron que recomendarían una sentencia de 10 a 15 años de prisión a cambio de la plena cooperación de Valencia en cualquier investigación actual y futura del cártel.

El juez federal de distrito, Rubén Castillo, dijo que retrasaría la condena a Valencia hasta después de que se haya completado su cooperación.

Valencia, también conocida como «La Patrona», supuestamente se reportaba directamente a uno de los hijos de El Chapo. Fue arrestada en Culiacán, Sinaloa, en febrero de 2016, donde Guzmán había sido recapturado un mes antes.

Fue extraditada a Chicago en 2017 para enfrentar cargos que se le imputan en una acusación contra el cártel mexicano, que ha sido descrita como la acusación de drogas más importante en la historia de Chicago.
La acusación, que también nombró a Guzmán y a varios de sus principales colaboradores, argumenta que el cartel usó jumbo jets, submarinos y túneles para contrabandear grandes cantidades de drogas a EEUU, gran parte de las cuales luego se distribuyeron en cantidades al por mayor a través de una red construida por gemelos de Chicago Pedro y Margarito Flores.
El hermano de Valencia, Manuel Fernández Valencia, quien fue acusado como parte de la misma conspiración, fue condenado en Chicago en 2016 a 27 años de prisión.
Guadalupe Valencia, vestida con un traje naranja de preso, con cabello largo y oscuro hasta los hombros, escuchó los procedimientos el miércoles a través de un intérprete de español.
Cuando Castillo le preguntó si entendía los derechos a los que estaba renunciando, respondió “Sí, su señoría”.
Según los cargos, Valencia trabajaba para Jesús Alfredo Guzmán Salazar, hijo de “El Chapo”, le coordinaba grandes envíos de drogas a Estados Unidos para su distribución. El cartel luego lavó miles de millones de dólares en ganancias de regreso a México, según la demanda.
El cartel utilizó todos los medios necesarios para proteger su lucrativo tráfico de drogas, como sobornar a funcionarios públicos corruptos, cometer secuestros y extorsiones, y amenazar o cometer actos de violencia contra traficantes de drogas rivales, así como contra miembros de la policía, dice la demanda.
Al describir el papel de Valencia en el cartel, la fiscal federal asistente, Erika Csicsila dijo que Valencia se mudó a Culiacán en febrero de 2007 después de cumplir una condena de 10 años de prisión en EEUU, por delitos no relacionados.
Una vez de regreso en México, Valencia comenzó a ayudar a su hermano a importar cargamentos masivos de cocaína, heroína, marihuana y metanfetamina a través de túneles y vehículos en el área de Tijuana, donde luego fueron llevados a Los Ángeles para su redistribución, dijo Csicsila.
Después de la detención de su hermano en 2010, Valencia se mudó a Guadalajara y abandonó brevemente la vida del cartel, dijo Csicsila. Sin embargo, lo reanudó en 2012, después de que su hermano orquestó una reunión desde la cárcel entre su hermana y uno de sus proveedores más antiguos.
Además de traficar con drogas, Valencia también fue una importante lavadora de dinero para el cartel, mandaba a trabajadores a enviar efectivo a través de tiendas en el área de Los Ángeles a casas de cambio de divisas en México, dijo Csicsila. Valencia pagó a las casas de cambio el 3% de las ganancias, dijo Csicsila.
Mientras tanto, Guzmán fue extraditado a EEUU a principios de 2017, luego de ser capturado en un tiroteo entre sus guardaespaldas y las fuerzas especiales de la Marina mexicana. Fue condenado en febrero en Nueva York por cargos federales que incluían conspiración y asesinato relacionados con drogas. Se espera que Guzmán, quien está buscando un nuevo juicio, sea sentenciado el 17 de julio.