Delincuencia en Veracruz, imparable; Gobierno reprime a opositores

Delincuencia en Veracruz, imparable; Gobierno reprime a opositores

Andi Uriel Hernández Sánchez

| El pasado miércoles 21 de octubre, el secretario de Seguridad Pública, Alfonso Durazo, presentó en la mañanera el Informe de Seguridad correspondiente al mes de septiembre, en él se dio cuenta del aumento de la incidencia delictiva en Veracruz con respecto al mes anterior. Pues se pasó de 6,627 en agosto a 7,231 en septiembre. A pesar de ello, el anuncio fue festinado por el gobernador Cuitláhuac García, porque hubo ligera disminución en las denuncias por delitos de alto impacto como homicidios dolosos, secuestros, narcomenudeo y feminicidios; sin embargo, hubo un crecimiento exponencial en la incidencia de robo de vehículos y a casa-habitación, asaltos, extorsiones, fraude, abuso sexual, violencia familiar, lesiones y varios otros.

Pero si se toman en consideración los datos acumulados de lo que va del año, Veracruz sigue ocupando los primeros lugares en la incidencia de delitos de alto impacto. De enero a septiembre, según los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública, en la entidad se integraron 101 carpetas de investigación por secuestro, lo que la coloca en el segundo lugar nacional debajo del Estado de México con 115; en el mismo período, en feminicidios Veracruz avanzó también al segundo lugar con 67 carpetas de investigación y en homicidios dolosos también se encuentra en el top ten nacional al registrarse 1,502 denuncias por este delito.

Sin embargo, según el Censo de Gobierno, Seguridad Pública y Sistemas Penitenciarios Estatales (CGSPSPE 2020), Veracruz es la entidad federativa con más policías de todo el país con 18 mil 850 elementos. El dato contrasta con el hecho de que el estado ocupa los últimos lugares, según el Inegi, en atención de los elementos de seguridad pública a las llamadas de emergencia de la población. Únicamente se atendieron 23 mil 46 solicitudes de auxilio, muy lejanos de las 55 mil 184 de Yucatán (que ocupa el primer lugar nacional en este rubro) que cuenta con poco más de 4 mil elementos. Surge la duda la duda natural, ¿si no es en el combate a la criminalidad en qué tareas utiliza el gobierno a tanto policía?

Más allá de la especulación, los datos fríos prueban que de nada sirven los desayunos diarios, las reuniones periódicas y las tardes de café continúas entre el gobernador Cuitláhuac García, el secretario de Gobierno, Éric Cisneros Burgos y la fiscal general del estado, Verónica Hernández Giadáns, quienes toda esta semana han emprendido una campaña de posicionamiento para proyectar la imagen de un equipo unido y decidido en el combate a la delincuencia. Pues las triunfalistas declaraciones en la prensa se estampan contra la realidad que viven y conocen los veracruzanos de a pie. Esta es una de las muchas razones por las que el gobernador García Jiménez y toda su administración, cada mes encabezan la lista de los gobiernos más impopulares del país.

El inmoral Cisneros

La falta de resultados de la actual administración morenista y el creciente descontento popular tienen desesperados a los inquilinos de Palacio de Gobierno, quienes en su afán de conservar el poder no dudan en echar mano de las prácticas más perversas. Lo más reciente:

El jueves 22 de octubre, los veracruzanos nos enteramos, por boca del dirigente estatal del PRD, Sergio Cadena Martínez, que el secretario de Gobierno, Éric Cisneros Burgos, tiene amenazados a los 38 alcaldes del PRD con desaforarlos o, incluso, atentar contra ellos y sus familias si no operan para Morena en las próximas elecciones de 2021 y apoyan a otros candidatos que no sean los morenistas. Los perredistas advirtieron con llevar el escándalo hasta el Congreso de la Unión, sino cesa este operativo de extorsión pura.

El viernes 23, la magistrada Sofía Martínez fue removida de la presidencia del Tribunal Superior de Justicia de Veracruz (cabeza del Poder Judicial), en una sesión cuestionable porque se violentaron varios preceptos legales. En una entrevista posterior, la ex presidenta acusó al secretario Cisneros de presionar y hasta amenazar a los magistrados del pleno del TSJV para que la echaran del cargo. Acto ilegal y que quebranta el principio fundamental de división de poderes. 

A los integrantes del Movimiento Antorchista en Veracruz, Éric Cisneros, los llamó inmorales por señalar al gobierno de Veracruz como responsable del secuestro en el puerto jarocho de 4 integrantes de esta organización. Pero si es capaz de amenazar a 38 alcaldes y a los integrantes de un poder autónomo, qué cosas no será capaz de hacer en contra de los ciudadanos indefensos. No hay mucho que pensar, es claro que el inmoral es otro.

Morena no es invencible

Así las cosas, la única opción que le queda al pueblo veracruzano inconforme con el pésimo gobierno morenista, es agruparse e ir reflexionando el sentido de su voto en las elecciones del próximo año. Es necesario elegir a los mejores prospectos a los cargos públicos, para que no vuelva a ocurrir lo de 2018, cuando cobijados por la popularidad del presidente López Obrador llegaron al poder verdaderos improvisados con gran ambición de dinero y poder.

La tarea no es sencilla, ante el desgaste de las fuerzas políticas clásicas será muy difícil elegir; sin embargo, es una necesidad que la realidad impone, pues más graves serán las cosas si los morenistas se siguen sintiendo amos y señores del estado y de la vida de los veracruzanos. Las elecciones de Coahuila e Hidalgo han demostrado que, a pesar de todo, Morena no es una fuerza invencible.