AMLO olvida represión en Chihuahua y en la frontera sur

AMLO olvida represión en Chihuahua y en la frontera sur

El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró este martes que las fuerzas federales no cometen masacres y aseguró que en enfrentamientos se respetan los derechos humanos a la vez que reconoció la “disciplina y profesionalismo” de su Guardia Nacional. 

El mandatario comparó sus datos con años anteriores. Señaló que en 2011 y 2012, cuando se desarrollaba la llamada guerra contra el narcotráfico, en enfrentamientos con militares y marinos hubo mil 750 civiles heridos y detenidos, pero 2 mil 459 fallecidos, un índice de letalidad, según dijo, de 709 personas más que perdieron la vida. 

“En cambio en los dos años que llevamos de gobierno ha habido sólo 631 personas heridas y detenidas, pero sólo han muerto 507, o sea el índice de letalidad es de 124 fallecidos menos”, según contrapuso. 

En este sentido garantizo que en su administración “las fuerzas federales no cometen masacres ni se remata a heridos”, a la vez que alabó también a su Guardia Nacional por el “profesionalismo” que ejercen. 

La Guardia Nacional ha resultado de gran apoyo a pesar de su reciente fundación. Ya es una corporación profesional y disciplinada, con 98 mil elementos que permanecen desplegados en 176 coordinaciones regionales del país en los 32 estados de la República”, presumió. 

Olvida casos en Chihuahua y la frontera sur 

Aunque aseguró que con la nueva política de seguridad pública de su administración se ha avanzando para conseguir la paz, el mandatario omitió hacer mención de casos de abuso en los que se han visto involucrados elementos de la fuerza armada y de la Guardia Nacional. 

Uno de los casos más recientes fue el ocurrido en septiembre del presente año en el estado de Chihuahua, cuando elementos de la Guardia Nacional fueron enviados a contener a manifestantes en la presa La Boquilla, a raíz del conflicto del agua para cumplir un tratado internacional con EU. 

En aquel entonces, personal de la Guardia Nacional fue señalado de haber atacado a balazos a un matrimonio que participó en la movilización denominada “Caravana por el Agua”, situación de la cual resultó muerta una mujer, mientras que un hombre resultó herido de gravedad. 

Meses antes, en enero de 2020, el gobierno federal hizo uso de la Guardia Nacional para contener las caravanas de migrantes de países centroamericanos que buscaban transitar por nuestro país con rumbo a Estados Unidos. 

La Guardia Nacional fue señalada por grupos de derechos humanos de reprimir con violencia y brutalidad, a los migrantes centroamericanos, incluyendo niños, embarazadas y personas mayores, para evitar que llegasen a Tapachula, Chiapas. 

De acuerdo con información documentada por las organizaciones de derechos humanos, la represión implementada por estos elementos generaron casos de separación familiar, lesiones físicas, desmayos, sofocamientos y crisis nerviosas. 

Otro caso recordado fue el supuesto enfrentamiento en Nuevo Laredo, Tamaulipas entre elementos de Secretaría de la Defensa Nacional contra un grupo criminal. El 3 de julio pasado tras el enfrentamiento, un video que circuló en redes reveló el momento en que los elementos castrenses, al detectar a un presunto criminal vivo, pero herido, ordenaron rematarlo. 

El video fue captado por la cámara que llevaba un elemento del ejército mexicano pegada al casco.