Cae 4% el índice de desarrollo democrático en México

Cae 4% el índice de desarrollo democrático en México

 El Índice de Desarrollo Democrático 2020 (IDD-Mex) cayó 4% en promedio nacional, afectado por una baja en la evaluación de casi todas las entidades del país en su capacidad para generar políticas de bienestar y desarrollo económico, además de menor compromiso cívico de los ciudadanos y afectación de sus derechos por la violencia.

El IDD-Mex 2020 se presentó hoy, entre otras, con las conclusiones generales de que 22 entidades del país cayeron en sus puntajes, la corrupción aún es un problema grave y la violencia e impunidad condicionan el ejercicio de derechos y libertades.

Eso, a su vez, provoca desapego hacia las instituciones de la democracia y, por tanto, amplios sectores no se sienten representados ni por partidos ni por organizaciones civiles.

Además, “los grupos criminales, cada vez más fragmentados, ejercen una poderosa influencia en la política del país a través de amenazas y violencia contra candidatos, funcionarios electorales y empleados de las campañas”, y en entidades donde sólo un partido domina los gobiernos son opacos y limitan la actividad política y la participación ciudadana.

De acuerdo con el ranking, aunque ninguna entidad del país alcanzó niveles óptimos en todas las variables, la mejor evaluada en cuatro dimensiones fue Yucatán, por lo que se le consideró en el primer lugar con 10 mil puntos, y a partir de ahí otras nueve entidades. Otras se ubicaron en los últimos lugares, como Guerrero, con cero puntos.

El IDD-Mx se mide desde hace 10 años con base en datos estadísticos, de opinión pública y análisis de leyes e instituciones, con la colaboración del Instituto Nacional Electoral (INE) y la participación de organizaciones como la Konrad-Adenauer-Stiftung México (KAS), el Centro de Estudios Políticos y Sociales (CEPOS) y PoliLat.

El estudio presentado no consideró los efectos de la pandemia, que serán analizados hasta la próxima medición. 

En el documento de presentación, el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, estableció que el estudio refleja el carácter cambiante y contrastante de la realidad mexicana, sin importar el partido gobernante. 

“Algunas entidades parecen consolidarse en los primeros lugares del desarrollo democrático y otras, en cambio, con independencia del partido que gobierne, no avanzan y se mantienen en el nivel más bajo de la clasificación del desarrollo democrático”.

El IDD-Mx mide cuatro dimensiones: democracia de los ciudadanos (ejercicio efectivo de derechos y situaciones que los violentan, como la violencia); democracia de las instituciones (con los indicadores precepción de corrupción, violencia política y rendición de cuentas); democracia social (gestión del gobierno con indicadores como desempleo urbano, pobreza, mortalidad infantil y  análisis de leyes) y democracia económica (con indicadores como desigualdad de ingresos, PIB per cápita y autonomía financiera).

Las entidades mejor evaluadas en los cuatro componentes y por tanto consideradas de alto desarrollo: son Yucatán, Aguascalientes, Baja California Sur, Querétaro, Hidalgo, Tlaxcala, Tamaulipas, Sonora, Nuevo León, Coahuila y Sinaloa, con más de 7 mil puntos. Cuatro entidades, Baja California, Chihuahua, Puebla y el Estado de México, resultaron de bajo desarrollo, con puntuaciones entre 4 mil 500 y 3 mil puntos.

Cinco estuvieron en un nivel de mínimo desarrollo democrático, por debajo de los 3 mil puntos: Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Veracruz, Morelos y Guerrero.

Esa última entidad se mantuvo con el peor puntaje entre las 32 entidades federativas, por cuarto año consecutivo, por lo que ha estado en el grupo de mínimo desarrollo democrático por nueve años, ocho de los cuales fueron consecutivos.

De acuerdo con los resultados, la entidad que más cayó en la dimensión de democracia social fue Tabasco, con reducción de 2 mil 391 puntos. En democracia económica, Guerrero redujo en 2 mil 704 puntos, la Ciudad de México 2 mil 507 puntos y Morelos 2 mil 150 puntos, mientras que Baja California cayó casi 70% en sus puntajes con 2 mil puntos y retrocedió 11 lugares por descensos en todas las dimensiones, sobre todo democracia económica, para ubicarse por primera vez como de bajo desarrollo democrático.

Chihuahua cayó de medio a bajo desarrollo con 3 mil puntos menos. Puebla tuvo ligera mejoría, pero por quinto año consecutivo siguió por debajo del promedio nacional y en el último lugar en democracia de las instituciones.

Estado de México tuvo descensos en todas las dimensiones, especialmente en democracia social, y perdió mil 500 puntos, por lo que cayó cinco lugares en la tabla nacional. Veracruz bajó mil 100 puntos y sigue en el grupo de estados con mínimo desarrollo democrático, y Morelos tuvo “fuerte retroceso, pasando de 3 mil 119 puntos a 730 puntos.

Jorge Arias, de PoliLat, estableció que la mayor demanda ciudadana es que los dirigentes y las instituciones no traicionen al espíritu que los creó a través de la corrupción o desvío de los fines para los que fueron creados.

“Tenemos una enorme oportunidad de que esto mejore a partir de las elecciones de medio término”, por lo que debe incentivarse la participación ciudadana para que expresen lo que desean de la democracia para mejorar, dijo.