2022

2022

Debemos insistir en la tarea de educar al pueblo de México. Es una tarea difícil, pero hay que persistir en ello.

Brasil Acosta Peña

Un señor me dijo que deberíamos aprender de lo que está haciendo López Obrador, pues es austero y limpio; me dijo también, muy convencido de sus ideas, que ahora estábamos mejor con el presidente morenista. Los ejemplos que me puso, según él, fueron los siguientes: que nos había puesto el ejemplo al ir en un carro de marca Tsuru y que no había decidido usar el avión presidencial. Sin embargo, parece no estar enterado que ahora el presidente utiliza vehículos de la marca Suburban, de lujo y que es más caro usar avión comercial, que utilizar el avión presidencial, precio que pagamos todos. Cuando le pregunté su opinión acerca de los hermanos del presidente, me dijo que otros líderes también agarran dinero, justificando así la reprobable acción de los hermanos López Obrador.
En otras palabras, ha surtido efecto en mucha gente humilde el discurso mediático manipulador-mañanero que se da en palacio de gobierno. Manipular con mentiras a un pueblo desinformado y poco habituado a la lectura y al estudio, es relativamente sencillo; crear conciencia en el pueblo, es una tarea titánica y ardua, que no se puede resolver de la noche a la mañana.

En un evento que tuve en el sur del Estado de México, en el legendario pueblo de San Pedro #Hueyahualco, #Sultepec, lancé la siguiente pregunta: dice el gobierno federal que ya no hay intermediarios y que los apoyos le llegan directamente a la gente, ¿levanten la mano aquellos que NO tengan Tarjeta del bienestar para recibir apoyos directos? La respuesta fue contundente: 8 de cada 10 asistentes a la plaza de toros “La #Antorcha” no recibe el apoyo de este gobierno. ¿Dónde quedó la frase aquella de que por el bien de México primero los pobres?, pues resulta que el señor que se puso a defender a López Obrador tampoco tiene su credencial del bienestar. Así las cosas.

Debemos insistir en la tarea de educar al pueblo de México. Es una tarea difícil, pero hay que persistir en ello. Como se ve en la breve encuesta que realicé a mano alzada en el evento de Sultepec, no todos los mexicanos están recibiendo apoyos del gobierno y, al mismo tiempo, los que los están recibiendo no se dan cuenta de una cosa: los precios de los productos de la canasta básica, debido a las malas políticas del gobierno que dice ayudarles, están por los cielos, de tal suerte que lo que les dan alcanza para muy poco.
Efectivamente, los precios de los productos de la canasta alimentaria se han elevado porque este gobierno canceló todos los apoyos a la comercialización, a los seguros catastróficos, al fertilizante, a la producción, apoyo ganadero, etc., por tanto, se redujo la cantidad de productos agropecuarios con lo cual tenemos dos problemas: 1) hay escasez de productos, lo que incrementa los precios de los mismos y, 2) al escasear los productos en #México tenemos que importarlos, y con el incremento del precio del dólar, en pesos mexicanos resultan caros. Por tanto, si no hay productos, cuestan más caros y si hay, también. Esos resultados son culpa del gobierno morenista de López Obrador y, por lo aquí relatado, hay gente pobre que aún no se da cuenta y nos toca a los revolucionarios, insistir en la tarea de abrirle los ojos al pueblo de México.

El dato que definitivamente da cuenta de que las cosas en términos económicos no van bien es, como ya lo anunciamos en una colaboración anterior, la inflación que desgraciadamente resulta ser la más alta de las últimas dos décadas (es decir, que en los regímenes que López Obrador llama “#neoliberales”): 7.3%, según lo estimó el propio Banco de México. Esto significa que todo te va a costar más caro y que lejos de ir en la dirección correcta, vamos al revés. Veamos: todo el dinero que pagas de impuestos se lo llevó López Obrador a tres obras que serán inútiles para desarrollar la economía del país: el Tren Maya, la refinería de Dos Bocas y el Aeropuerto de Santa Lucía (hoy Felipe Ángeles). No hay inversión en México, más aún, capitales extranjeros se van de México: dice una nota del periódico El Economista: “México ligará 2 años consecutivos de salidas de capital; difícil que se revierta tendencia: analistas.” ¿Qué significa esto? Que no habrá creación de nuevos empleos, que seguirán subiendo los precios de los alimentos, que las cosas que se importen de fuera costarán más caras porque el dólar elevará su precio en pesos mexicanos.

Si a esto le agregamos lo que sucederá después de las fiestas navideñas que implican aglomeraciones y reuniones con los familiares, en términos de la pandemia y la falta de una atención adecuada de salud, y el hecho de que ahora se recomiendan cuatro dosis de vacuna y no dos, para tener un refuerzo adecuado, entonces, la situación está, cuesta arriba, pues habrá un rebrote de la Covid-19 en México.

Por ello es vigente una lección para #2022, el pueblo de México debe ver que este gobierno, lejos de resolver los grandes problemas nacionales, entre ellos el que dice equivocadamente ser el mayor mal, la #corrupción, cuando vemos a los hermanos del presidente recibir dinero en efectivo, lo que ha hecho son agravarlos, hacer que haya más #pobreza y que los pobres sean más pobres aún. Por tanto, el pueblo mexicano tiene que abrir los ojos, educarse y organizarse, para tomar el poder político nacional y gobernar esta patria, pues después de probar todas las opciones políticas que hay en México, hace falta una: el propio pueblo gobernando y, por lo mismo, sirva este artículo para hacer un llamado a los mexicanos y mexicanas a sumarse a las filas del Movimiento Antorchista y acabar de construir una patria más libre y soberana.

Cuando Antorcha gobierne, gobernará el pueblo y pondrá en práctica la siguiente fórmula: se generarán todos los empleos necesarios para que trabaje quien así lo desee, con esto se buscará crear más riqueza si todos los mexicanos tienen empleo. Asimismo, se elevarán los salarios de manera que a los mexicanos les alcance, no como ahora, que le suben el salario, pero suben más los precios, de tal suerte que el aumento hace agua en muy poco tiempo y sigue igual que antes, aunque aparentemente «gane más». Promoveremos una política fiscal progresiva, es decir, que paguen más quienes tienen más ingresos y quienes no tengan, no paguen. Finalmente, se instrumentará una política de gasto social que permita la inversión en cada una de las comunidades de tal suerte que les llegue luz, agua potable, electricidad, clínicas, centros de salud u hospitales, espacios deportivos y culturales. Todo ello mejorará la calidad de vida de todos los mexicanos, pero la condición es que sea nuestro Movimiento uno nacional, fuerte, poderoso, pues será la única fuerza capaz de lograr ese cambio revolucionario que México necesita.